Hoy en el Día Internacional de la Mujer quiero saludarte y declarar palabras de bendición sobre tu vida. ¡Es bueno que haya un día en el que se conmemore la valentía, la sagacidad, la fortaleza y la dicha de ser mujeres!

Mujer es igual a: “persona creada a imagen y semejanza de Dios” ¡qué declaración tan fuerte!

Esta última característica no es menor, las Escrituras dicen: “a imagen de Dios los hizo, varón y hembra los creó” (Génesis 1:27)

El deseo de Dios fue plasmado desde antes que existieras, tuvo una forma muy creativa al pensarte y me dirás tal vez ¿y cómo es posible, si solo encuentro defectos y se me dificulta encontrar virtudes en mí?

Él lo hizo de una manera tan particular, precisaba materializarlo para que también puedas verlo: partió desde tu forma, tus cabellos, el color de tus ojos, aportándole una esencia única en tu mirada; en tus labios, al hablar la dulzura de la creación; en tus manos, al tener la capacidad de crear, abrazar y trabajar esforzadamente; de la misma manera. al darte el privilegio de poder llevar vida en tu vientre durante nueve meses… Entonces, hablar de las formas de Dios nos quedaría demasiado corto, ya que hasta tu huella dactilar habla de que no te pensó de manera general, sino de una forma única, irrepetible e individual.

Mujer, hoy y cada día oro para que seas rodeada de esplendor, para que aprendas a sentirte amada primero por vos misma y luego por los demás. Una mujer segura de quien es en manos de Dios, será capaz de enfrentar cualquier situación sin darse por vencida, porque antes lo habrás intentado una y otra vez.

No nacimos para pasar desapercibidas, sino para completar cada espacio donde nos toque participar con ímpetu, empatía, creatividad y por sobre todo portando la presencia de Dios

La clave para hoy no es menor, sino que está sostenida en que seamos el reflejo de la imagen y semejanza de él ¡Los días difíciles también son parte del camino, no nos pueden faltar, así que ánimo, esperanza y fe!

Gracias Dios por cada mujer que está leyendo esta reflexión, porque es la manera en la que hoy tengo de abrazarlas y decirles que son bienaventuradas, virtuosas,  escogidas y amadas ¡Feliz día!