El bajista Reginald «Fieldy» Arvizu, de la banda de nu metal Korn, habló acerca de su «muy alucinante encuentro” con Jesús, tal como le sucedió también al co-fundador de la banda, Brian «Head» Welch, y afirmó que esa es una razón por la que es ahora “es más fácil llevarse bien con él”.

«Es un encuentro muy alucinante cuando sucede, es innegable», dijo Fieldy durante una entrevista con Spirit 105.3. «Es tan real que podría golpearte la espalda por un año antes de que te digas, ‘Wow! Esto está sucediendo en realidad’. Así que, sí, diez años más tarde, cada día que pasa, es simplemente innegable «, agregó, según la transcripción del programa de radio publicada por BlabberMouth.net.

«He oído a mis amigos decir cosas como, ‘No es la gran cosa convertirse en un cristiano. Todo lo que tienes que hacer es cambiar todo’. [Risas] Es por eso que creo que la gente tiene miedo – porque piensan, ‘Bueno, yo no estoy preparado para eso’ «, continuó el bajista. «Bueno, uno nunca va a estar listo para eso. Jesús dice: ‘Ven como eres.’ Quiere limpiarte. Es por eso que la gente confunde la religión. ‘Ah, ya veo que te has convertido en religioso’. Y yo estoy como, ‘Ahí es donde estás confundido. No soy religioso’. Tuve un encuentro con Jesús, y quiero una relación personal. Y esa es la única diferencia, que encuentro a lo largo de los años, que la gente sigue confudiendo. »

El guitarrista de Korn, Welch, dejó el grupo en 2005 después de convertirse en un cristiano en medio de su lucha con la adicción a las drogas, y volvió a la banda ocho años más tarde.

«Si hubiese seguido siendo una fiesta loca, no habría vuelto», explicó Welch recientemente. «Quiero decir, voy a fiestas y nos vamos a bares a veces. Salgo con mis amigos y algunos de ellos beben moderadamente, pero si había, como, cocaína y otras drogas en mi cara todos los días, no habría podido”.

Hablando acerca de su conversión, Fieldy dijo: «Quiero decir, la diferencia es, diría, para mí mismo, gracias a mi encuentro con Cristo, es que ahora es más fácil llevarse bien conmigo [risas], ya sabes. Yo ahora puedo querer a la gente mejor, por lo que mi banda lo ve como algo mejor, no como una cosa amenazadora. Siento que hay mucha gente que puede en realidad aceptar a Cristo y empujar a la gente lejos por ser un poco demasiado autosuficientes. Las personas dicen cosas como, ’No quiero tener nada que ver con ese tipo’. Bueno, entonces no estás amando al prójimo ni a usted mismo. Hay que amar a las personas exactamente como son, y yo trato de hacerlo lo mejor posible”.

Al explicar por qué no abandonaba la banda, como lo hizo Welch, Fieldy añadido: “Fue una situación diferente, porque él tenía una situación con su hija, donde tuvo que ser un padre a tiempo completo y tuvo que hacer esta elección. Y en ese momento, si eso me hubiese ocurrido a mí, yo podría haber hecho lo mismo, pero no tenía esos problemas. Así que cuando tuve mi encuentro con Jesús, estaba… todo estaba bien. Quiero decir, yo estaba en mi peor momento, lo cual pensé que era mi peor momento, pero cuando miro hacia atrás ahora, no era el peor; es sólo que no estaba en una situación en la que tenía que dejar [la banda]. Así que es por eso que estaba estable en donde estaba. Y, de todos modos, soy más lento para tomar decisiones, por lo que sólo esperé”.

En un libro de memorias, “Got The Life: Mi viaje de la adicción, la fe, la recuperación y Korn”, Fieldy escribió sobre su lucha con las drogas y la adicción al alcohol durante los primeros años de la banda y cómo se convirtió en un cristiano. En su primer libro, “Sálvame de mí mismo: cómo encontré a Dios, abandoné Korn, pateé las drogas, y viví para contar mi historia”, Welch también escribió acerca de sus luchas, su adicción secreta a las metanfetaminas y también su milagrosa salvación a través de Jesús.

En una entrevista de 2013 con The Christian Post, Welch dijo: «Todo lo que sé es que yo estaba persiguiendo todas esas cosas y me dejaron vacío. Y yo era una cáscara completamente vacía – totalmente sin nada en el interior. Tenía todo. Tenía dinero; había mujeres en todos lados, todas las drogas – pastillas, recetas médicas, drogas ilegales, todo. Y era vacío, tan vacío. Tan pronto como fui a la iglesia, sentí el amor de Jesús. Allí fue donde me sentí completamente satisfecho. Y terminé con todo porque yo estaba satisfecho por dentro, eso me llenó”.