Siempre digo esta frase: “ Los niños se enamoraran del Dios que nosotros amamos.”

Como padres, somos el primer ejemplo que los niños verán del amor de Dios reflejados en nuestra vida, carácter y el obrar diario.

El que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor. 1 Juan 4:8

  • El amor verdadero es incondicional.

Un hogar con este principio: hay perdón, paz, seguridad, intimidad, aceptación, confesión etc.

No hay nada de tanto valor y gratificante en esta vida que recibir amor, sin pedir nada a cambio.

  • El amor verdadero perdona.

El que ama sabe dar, sabe ceder y sabe perder.

Perder y donar, perdonar, no mira lo suyo propio, el que sabe amar.

El que ama se ha despojado de sí mismo ya no está en primer lugar.

Estas personas dicen yo soy tercero:

1ro lugar Dios

2do lugar El prójimo (ustedes)

3ro lugar yo ( yo siempre soy tercero) por eso sabe amar

  • El amor verdadero nos lleva a amarnos a nosotros mismos.

“Ama a tu prójimo como a ti mismo” Mateo 22:39

Un amor que no es egoísta, saludable con uno mismo, que se valora y respeta así mismo. que sabe el valor que Dios le ha puesto a su vida.

La autoestima no puede ser corrompida por el orgullo o la arrogancia:

  • El amor verdadero proviene de Dios

Le amamos porque El nos amó primero.

“Jeremías 31:3

 Jehová se manifestó a mí hace ya mucho tiempo, diciendo: Con amor eterno te he amado; por tanto, te prolongué mi misericordia.

  • El amor verdadero es Generoso

Dios ha venido a nuestro auxilio entregando a su único hijo

 “ Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.”  Juan 3:16

Busquemos a quien bendecir, sin que nos de nada a cambio.

 “En todo os mostré que así, trabajando, debéis ayudar a los débiles, y recordar las palabras del Señor Jesús, que dijo: «Más bienaventurado es dar que recibir.”

HECHOS 20:35

Bendiciones