NAIROBI, Kenia (Morning Star News) – dos cristianos que iban de camino a predicar a Cristo en el pueblo de Iganga, al este de Uganda el 28 de mayo tomaron una vuelta equivocada.

Tenywa Herbert de 34 años y Mikisa Siraji de 30 años habían llevado a varios musulmanes a Cristo en otras comunidades, incluyendo algunos imanes, o lideres de mezquitas, rurales. Decidiendo compartir el evangelio al lugar donde habían llegado por equivocación en el camino Iganga-Kaliro, comenzaron a evangelizar en las calles como a las 6 p.m., leyendo del Corán y de la Biblia, dijo Siraji.

“Llegamos con unos musulmanes molestos quienes me estaban cazando”, le dijo Siraji a Morning Star News. “Antes de completar nuestro mensaje, uno de los jeques llamó a Jaberi, el imán de una de las mezquitas en Kaliro, quien tenia una gran barba, y ordenó a otros musulmanes que nos golpearan y obtuvieran el Jannah (Paraíso). Fuimos tomados y azotados públicamente hasta que mi pierna fue golpeada con un martillo, y totalmente se me rompió”.

Después de golpearlos, los asaltantes los obligaron a entrar a su vehículo y los llevaron a la aldea Buseyi, dijo él.

“Nos lanzaron de un lado a otro en la aldea Buseyi, donde un buen samaritano nos encontró y nos llevó al Hospital Iganga”, dijo Siraji. “Él se puso en contacto con nuestro pueblo, y los pastores y otros cristianos vinieron y nos llevaron a un especialista en Kumi, donde ahora estamos recibiendo tratamiento”.

Los atacantes rompieron sus Biblias y tratados, los hicieron pedacitos y los destruyeron, añadió él.

El ataque fue el ultimo de muchas instancias de persecución a los cristianos en Uganda los cuales Morning Star News ha documentado.

La constitución de Uganda y otras leyes proveen para la libertad religiosa, incluyendo el derecho de propagar la fe propia y convertirse de una fe a otra. Los musulmanes conforman no mas del 12 por ciento de la población de Uganda, con altas concentraciones en las áreas del este del país.