Miembros del grupo extremista islámico ISIS demolieron un monasterio en la ciudad de Qaryatain, en la provincia de Homs, en Siria, y secuestraron a docenas de cristianos, de acuerdo con un grupo de derechos humanos.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos, organización que tiene su sede en el Reino Unido, dijo que el grupo terrorista realizó el nuevo ataque tras obtener el control de la zona a inicios de este mes y que los rehenes fueron llevados al noreste de Siria.

Fuerzas militares del gobierno han lanzada una contraofensiva para recapturar Qaryatain, que se ubica cerca de una carretera que conecta a la ciudad antigua de Palmira con las montañas Qalamoun, en el borde con Líbano.

En total, fueron 230 personas las capturadas por ISIS en esta ocasión. De esos, 48 fueron liberados y 110 fueron transferidos a la provincia de Raqqa, donde la presencia del grupon terrorista es mayor, de acuerdo con la entidad de derechos humanos.

Según “fuentes informadas” del Observatorio Sirio, los cristianos capturados tendrán la opción de convertirse al islam o pagar un impuesto denominado “jizya.”

Hasta ahora no está claro qué ocurrió con las 70 personas restantes que ISIS secuestró.

Entre las víctimas se encuentran 45 mujeres y 19 niños, dijo también la entidad británica de derechos humanos.

En lo que va del año, ISIS ha ejecutado a cientos de cristianos y musulmanes sunni que decidieron no convertirse al Islam. Uno de los hechos más violentos fue la decapitación en febrero de 21 cristianos coptos de Egipto.

De acuerdo con el Centro de Investigación Pew, basado en Washington D. C., cristianos enfrentan persecución en al menos 102 países del mundo, más que cualquier otra religión.