El pueblo sudanés ha conocido el dolor de la guerra la mayor parte de sus vidas, obligándolos a huir de sus aldeas. Después de dos años y de convertirse en un país, se produjo un conflicto armado interno, donde atrocidades inimaginables se cometieron. Pero a través de la presencia y el poder de Dios, los sudaneses del sur han demostrando ser resistentes y están viendo la victoria en medio de su sufrimiento.

Sudan_del_SurViven en el campo de refugiados de Yida. David Abbi, un profesor cristiano no encontró mejor forma de enseñar sus lecciones de alfabetización a través de la Biblia. «La gente está interesada en aprender a leer Inglés porque es un idioma internacional,» dijo David. «Pero no sólo están aprendiendo Inglés. Están leyendo la Biblia, y Dios está usando su Palabra para trabajar en sus vidas. Entonces el Espíritu Santo los trae a la fe en Jesucristo”.

Una característica distintiva del pueblo Nuba es su pasión por la competición atlética, especialmente la lucha libre. «Vine a la Yida Campo de refugiados a causa de la guerra», dijo Mosquito, un poblador. «Era un campo de batalla. He perdido muchos amigos. También perdí familia. Pero Dios me ayudó en mi sufrimiento a través de la oración y la fe en Él». Se levanta temprano cada día para leer su Biblia y luego se dirige al trabajo.

Al igual que él muchos lo han perdido todo. Pero gracias a Dios y al programa de ayuda social de Samaritan’s purse, los sudaneses han obtenido muchos beneficios. La lucha por conseguir la tierra prometida les ha enseñado que no hay mayor refugio que en Dios y que aprender su Palabra es la mayor satisfacción que podrían obtener.

Fuente: Impacto Evangelistico