Un pastor de Texas dijo que él luchó por su vida en Centro Médico Baylor luego de que este mes fue infectado de COVID-19 y ahora él está diciendo que se equivocó al tratar al virus con arrogancia y no vacunarse.

El Pastor Danny Reeves de la Primer Iglesia Bautista en Corsicana, que se encuentran aún en recuperación, dijo al canal Fox 4: «Yo aprendí una lección, y soy lo suficientemente grande y humilde para decir que me equivoqué. Y sí mi recuperación por sobrevivir y mi historia pueden bendecir a otros, yo oro para que así sea».

Unos días antes a su internación el comenzó a sentir dolores corporales y otros síntomas, Reeves dijo que entonces se hizo el test y salió positivo en COVID-19 y que las cosas rápidamente comenzaron a empeorar.

Comenzó a respirar con mucha dificultad una semana después de hacerse el test que dio positivo y fue hospitalizado en el Centro Médico Baylor donde su nivel de oxigeno en sangre cayó a niveles peligrosos.

«El doctor entró y dijo: ‘Vamos a tener que internarte en Cuidados Intensivos’ y dijo que tenía que ser consciente de que me podía morir», agregó el Pastor.

Reeves dijo que cuando se dio cuenta de la gravedad del desafío que tenía por delante empezó a batallar en su mente porque se sentía apesadumbrado y lloró.

«Lloré aquí. Tuve momentos emocionales aquí. Me arrepiento aquí», dijo. «Reconocí que había sido un poco arrogante. Eso casi me cuesta».

Reeves, que pasó dos días en Cuidados Intensivos, recordó como si salud fluctuó tanto mientras estuvo en el hospital, y los médicos temían que se necesitara un trasplante de pulmón. Gracias  las oraciones de su congregación, y remdevisir y esteroides, el Pastor de Texas dijo que su salud mejoró y que continúa la recuperación bajo observación médica.

«Yo le pregunté a ellos (los doctores), ‘¿Por qué yo?’ y ellos me respondieron, ‘Danny, es solo  suerte, esto le puede pasar a cualquier persona. Y como me puede pasar a mi, te puede pasar a vos. Y deberías reconsiderar vacunarte’, Reeves dijo en un mensaje para el público: «Yo no voy a decirles que vayan a hacerlo. Ustedes tienen la elección y el derecho a tomar una decisión».

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, las vacunas COVID-19 pueden «evitar que las personas contraigan y propaguen el virus que causa COVID-19». Las «vacunas también pueden ayudar a evitar que se enferme gravemente incluso si contraen COVID-19». También «podría proteger a las personas que lo rodean, en particular a las personas con mayor riesgo de contraer enfermedades graves por COVID-19».