«Nos hemos reunido esta mañana, 95 naciones de todo el mundo. Estamos muy emocionados de que estén aquí. El poder estar juntos es realmente un milagro,» declaró el Reverendo McKenzie «Mac» Pier, fundador y presidente del Centro de Liderazgo de Nueva York en el discurso de bienvenida a la reunión multiétnica y multiracial.

«Si hay un mensaje en el Día del Movimiento, es simplemente éste: La rapidez de la propagación del Evangelio en una ciudad es proporcional a la profundidad de la unión del Cuerpo de Cristo en esa ciudad. Esta unidad tiene sus raíces en la visión común para nuestra ciudad, raíces profundas en la amistad a través de lo racial, de líneas denominacionales y la pasión común por la siguiente generación,» agregó.

El Día del Movimiento, que fue lanzado en 2010, es una iniciativa del Centro de Liderazgo de Nueva York, un ministerio sin fines de lucro enfocado en entrenar líderes cristianos para impactar ciudades.

Pier dijo que 95 países se encontraban representados en la conferencia que terminará el jueves, y según los registros oficiales, se encuentran inscritos más de 3,000 personas, aunque se espera que el numero aumente aún.

«Dios esta trayendo el avivamiento para el cristianismo del sur y del norte. La pregunta para nosotros es ésta: ¿Entendemos a nuestras ciudades lo suficiente como para interpretar cómo Dios esta articulando naciones dentro de nuestras ciudades? ¿Tenemos la agilidad cultural para identificar, celebrar y colaborar con nuestros vecinos? Dios quiere trastornar el mundo con el Evangelio a través de nuestras comunidades. El único antídoto para la complejidad del caos de nuestras ciudades es simplemente la unidad del Cuerpo de Cristo. Nosotros somos una parte,» le dijo Pier a la audiencia.

El evento, dijo Pier, tomó tres años de planeamiento con la ayuda de compañeros globales con quiénes se comparte décadas de amistad.

«Esta semana van a oír acerca del tema de cómo Dios está transformando ciudades alrededor del mundo con el Evangelio. Dios ha comenzado a transformar Nueva York. Nueva York está siendo trastornada por el Evangelio. Esto no es nuevo. Hace un mes fue el aniversario número 159 del Avivamiento de la Calle Fulton que comenzó cerca de Wall Street. Y el avivamiento se esparció por todo Estados Unidos. Al cabo de dos años, el 3 por ciento de los americanos se convirtieron. Emergiendo de ese gran avivamiento, hubo un despertar espiritual que llamamos el despertar evangélico social, que duró de 1865 a 1920. El Evangelio impactó nuestra ciudad y nuestra nación movilizando a la Iglesia hacia los pobres y desamparados,» explicó Pier.

«La credibilidad del Evangelio fue tan fuerte que más esclavos liberados se convirtieron al cristianismo entre 1865 y 1900 que cualquier otro grupo étnico en la historia de Norteamérica.

El Evangelio transformó nuestra nación. Por los últimos 25 años en Manhattan, hemos visto crecer al cristianismo evangélico el 500 por ciento. ¿Y qué si Dios irrumpe en todas nuestras ciudades? Vivimos en un mundo que necesita ser transformado por el Evangelio, porque vivimos en un mundo de caos,» agregó.

«Las ciudades están creciendo a un ritmo abrumador, 1.5 millones de personas se mueven hacia las ciudades cada semana. Esto representa una nueva Singapur o un nuevo San Francisco cada mes. Ciudades en China o África y América Latina están explotando. El mundo crecerá un 20 por ciento en 20 años, más de 9 billones de personas, y 70 por ciento de esas personas estarán viviendo en ciudades cambiantes.

«En unos años, África se convertirá en un 80 por ciento mas urbanizada. Considerando la crisis de refugiados, y según los datos de World Vision, los refugiados han crecido un 35 por ciento en dos años. Esto es alarmante y nos confronta con una pregunta: ¿cómo responderemos?» declaró Pier.

Se espera que la conferencia se enfoque en cómo la Iglesia puede responder a desafíos de ministrar ciudades, en asuntos como el tráfico humano, la pobreza, el racismo, etc, a través de movimientos evangelísticos y fraternidades colaborativas, así como otro tipo de respuestas.

«El Evangelio debe arrasar con todos estos desafíos alrededor del mundo. En palabras de Tim Keller, ‘la Iglesia, a pesar de su crecimiento, no esta creciendo lo suficientemente rápido para cubrir las necesidades de nuestras ciudades.’ Dios está cambiando el mundo al instalar y mover naciones de la tierra a los vecindarios de nuestras ciudades,» dijo Pier.

«Consideren lugares como Londres, donde la mayoría de las Iglesias tienen asistentes del Caribe o África. Consideren lugares como Dubai donde más de 400 iglesias representan el espectro internacional.»

Pier dijo que, espera que Dios use esta conferencia como una plataforma urbana, y que muchos se sientan inspirados.

«Es muy movilizante. El nombre es ideal pues me siento conmovido. Siento que he sido equipado para el trabajo que debo hacer afuera,» dijo Ama Von Pereira, una cristiana de Hamburgo, Alemania.

«Creo que cambió mi perspectiva de lo que estoy haciendo, porque tal vez me veía como una persona aislada trabajando para Dios, pero a través de esta experiencia, tengo una imagen más global del Reino de Dios. Y realmente me mueve a una nueva dirección,» agregó Ama.

«El sólo hecho de tenernos a todos en un mismo lugar fue ya un gran logro, pues usualmente nuestras iglesias se distinguen unas de otras fuertemente. Bueno, somos más unidos de esta manera, y podemos alcanzar a mas personas unidos por la esencia y el corazón del Evangelio. Eso ya es una cosa poderosa en sí misma.»