Como parte de su represión en curso de la religión Cristiana los Oficiales Comunistas chinos han estado quemando Biblias y forzando a cristianos a firmar documentos renunciando a su fe.

Bob Fu, Presidente de ChinaAid, cuyo grupo monitorea la persecución de creyentes en el país más poblado del mundo, compartió la semana pasada en Twitter un video grabado por activistas que muestra la quema de Biblias.

“CCP comienza a quemar Biblias y cruces en Henan. La última vez que hubo una campaña para quemar Biblias fue a finales de 1960 en Shanghái por Jiang Qing, la esposa del Presidente dictador Mao. Ella fue arrestada en 1976 y los cristianos crecieron en millones. Nunca tendrán éxito,” escribió Fu.

Fox News indico que aparte de quemar Biblias y quitar cruces, últimamente las autoridades también han forzado a los cristianos a firmar documentos donde rechazan su fe, y si no lo hacen corren el riesgo de ser expulsados de la escuela o perder sus beneficios de bienestar.

Fu explico que el gobierno está tratando de “sinicizar” la religión al infundirla con principios nacionalistas y demandar lealtad al partido Comunista que es ateo.

“La comunidad internacional debería estar preocupada e indignada por esta evidente violación de libertad de religión y creencia,” dijo Fu.

La campaña de represión a los creyentes y en las iglesias ha estado sucediendo por años. Reuters reporto sobre el último incidente el domingo, donde una de las más grandes iglesias protestantes no- oficial en Beijing fue censurada, con oficiales confiscando “materiales ilegales de promoción.”

La iglesia de Sion aparentemente había estado llevando acabo servicios de adoración, atrayendo a cientos de creyentes cada fin de semana por años en la capital de la nación. Este año dicha iglesia enfrento la creciente presión. En abril, rehusaron ordenes de instalar cámaras de televisión en el edificio y enfrentaron amenazas de desalojo.

El Pastor de Sion, Jin Mingri, explico que oficiales comunistas culparon a la iglesia de auspiciar eventos sin registrar el domingo, declarando la iglesia “legalmente censurada.”

“Temo que no haya forma para nosotros poder resolver el asunto con las autoridades,” dijo Mingri.

A través de las provincias chinas, los servicios de iglesias han sido asaltados, con miembros de la congregación siendo arrestados y golpeados. Los creyentes también han mencionado que los oficiales los han forzado a reemplazar pinturas de Jesucristo con imágenes comunistas, mientras que los maestros han sido acusados de “lavar el cerebro” de los estudiantes con la cristiandad.

Grupos en los Estados Unidos, tales como el Centro Americano para la Ley y la Justicia (ACLJ por sus siglas en ingles), ha comenzado peticiones hablando de la urgencia de abordar los temas de las campañas de presión en China.

“El gobierno chino está tratando de detener el crecimiento de la cristiandad. Esta clara persecución no puede ser tolerada,” menciona el ACLJ en su petición, la cual hasta la mañana del lunes ha sido firmada por más de 40,000 personas.”

“Estamos trabajando en las Naciones Unidas abordando la persecución severa de los cristianos chinos. Ellos urgentemente necesitan nuestra voz.”

“Estamos trabajando internacionalmente para poner presión en China para detener la persecución de cristianos.”