Argelia (MNN) — El Cuerpo de Cristo está creciendo en Argelia. Los creyentes proclaman a Jesús con valentía dentro y alrededor de los campos terroristas de Al Qaeda. Sin embargo, compartir el Evangelio con los árabes puede causar serios problemas.

Como parte de un esfuerzo por frenar el rápido crecimiento del cristianismo, el gobierno de Argelia prohibió las reuniones religiosas no registradas. Sin embargo, no otorgará permisos de reunión o construcción a los cristianos.

“Asumen que cada grupo que se reúne va en contra de la ley y del gobierno”, dice Yemathen* de A3.

Después de decenas de cierres de iglesias en los últimos años, los cristianos argelinos encontraron una solución.

“La mayoría de los cristianos ahora se están capacitando para encontrar otra manera de hacer iglesia o reunirse sin correr el riesgo de otro cierre de la iglesia”, dice Yemathen.

«Varios líderes están convocando sus reuniones en sus hogares y, a veces, en la naturaleza o en los bosques».

Desafortunadamente, este enfoque no es infalible. “Uno de mis líderes en Argelia decidió reunirse en ‘el monte’ (desierto) porque acababan de iniciar una iglesia”, dice Yemathen.

“Fueron seguidos por 20 policías que detuvieron la reunión y preguntaron sobre la naturaleza de la misma. Ellos (la policía) pidieron sus identificaciones, registraron sus nombres y los creyentes pueden ser llamados a un caso judicial”.

Pida al Señor que fortalezca y anime a los cristianos perseguidos en Argelia.

“Las iglesias están creciendo, no necesariamente en edificios, sino extendiéndose por todas partes”, dice Yemathen.

“El hecho de que sean perseguidos agrega valor a la fe profesada por nuestros hermanos y hermanas porque están firmes en la verdad y la convicción de que Jesucristo es el Camino, la Verdad y la Vida, y no hay otro camino”.

*Seudónimo