La Iglesia Lluvia Temprana en China, ha anunciado que uno de sus miembros, que había sido arrestado durante un servicio de adoración y quedó en prisión, pudo celebrar la cena junto a su familia nuevamente.

Xing Hongwei, que había sido arrestado el 14 de agosto, después de que más de 20 oficiales irrumpieran en el servicio religioso, fue liberado pendiente de juicio, el pasado viernes.

La muy perseguida ERCC anunció la liberación de Xing, diciendo que la iglesia-hogar acompañó a la esposa, Zhao Qing, a la estación de policía para traerlo a casa. Luego, él celebró la cena junto a su familia.

Durante los 12 días de detención, Xing sufrió físicamente debido a su recuperación de meningitis. Aún así, su fe en Dios se volvió más firme, dijo la iglesia, agregando que bromeaba acerca de haber hecho dieta, algo que no podía lograr “afuera”.

Xing expresó su gratitud por la preocupación de la iglesia y sus amigos, durante la detención y por la defensa legal provista por sus compañeros.

Durante el raid, los miembros de la iglesia, cerca de 60 en número, fueron encerrados en el edificio y sólo podían salir si proveían la identificación. Xing fue arrestado por rehusarse a las demandas de las autoridades.

La policía dijo que ERCC había ordenado la disolución del grupo y la reunión era ilegal.

Puertas Abiertas Estados Unidos, que monitorea la persecución a Cristianos en mas de 60 países, estima que China tiene cerca de 97 millones de creyentes, muchos de los cuales pertenecen a las iglesias “ilegales” no registradas.

“La constante campaña contra la ERCC en China es el mejor ejemplo de como Beijing continúa arremetiendo contra la libertad religiosa de su pueblo aún cuando lo garantiza la Constitución”, dijo Gina Goh, manager regional para el sudeste de Asia en ICC.

Desde la encarcelacion del Pastor de ERCC, Wang Yi y del anciano Qing Derfu en 2018, el gobierno no ha cesado en su persecución y hostigamiento contra la iglesia. El objetivo del gobierno es ver extinctas todas las Iglesias-hogares y tomar el control completo de China”.

Aún las organizaciones afiliadas están sujetas a estrictas vigilancias y tienen extremas limitaciones.

ICC documentó más de 100 incidentes de persecución a Cristianos en China entre julio del 2020 y junio del 2021, ya que el régimen comunista busca convertir a la fuerza a los grupos religiosos a mecanismos del Partido Comunista Chino.