La iglesia del Movimiento Patriótico en Wangling, Zhejiang, no es una iglesia clandestina (casa iglesia), como muchas en China, sino que tiene autorización oficial, pero está sancionada por el gobierno y debe ser reconstruido en otro lugar, por lo que el gobierno les pagará una compensación de sólo 161.000 dólares.

Según el Christian Science Monitor, las autoridades chinas se están infiltrando en las congregaciones para tratar de averiguar qué miembros del partido comunista también son cristianos practicantes. En China, está prohibido ser un cristiano y a la vez un miembro del partido comunista.

No hay cifras precisas, pero las estimaciones dicen que el número de protestantes en China está entre 50 y 100 millones de personas. Se cree que unos 70 millones de miembros del partido comunista se han convertido al cristianismo.