En una victoria legal importante, una Corte Familiar en Paquistán ha anulado el matrimonio forzoso de Reeha Saleem, una chica cristiana secuestrada en el 2019 cuando iba camino a la escuela. La corte falló en que el matrimonio con su vecino musulmán bajo el cual ella fue coaccionada a convertirse al islam, no era válido.

Reeha, quien era una estudiante de 17 años al momento de su secuestro, testificó que su firma en el certificado de matrimonio fue obtenida por medio de coerción, así lo indicó el grupo legal ADF Internacional, el cual la representó en corte por medio de sus aliados locales.

La corte descubrió que ella no se casó con su secuestrador, Muhammad Abbas, voluntariamente. Abbas, quien repetidamente fallo en presentarse a corte a pesa de las múltiples notificaciones, fue juzgado en ausencia durante los procedimientos ex parte.

El calvario de Reeha comenzó cuando fue tomada a la fuerza por Abbas y presionada a casarse y convertirse religiosamente y todo sin estar ella de acuerdo. Durante los procedimientos en corte, ella reafirmó su fe cristiana y negó haberse convertido voluntariamente al islam.

Parveen Saleem, la madre de Reeha, expresó un alivio profundo por la decisión de corte. “Hemos enfrentado dificultades indescriptibles durante este tiempo, incluyendo ser obligados a escondernos y escapar del secuestrador de Reeha quien continuaba amenazando a la familia para que le ‘regresaran a su esposa’. También sufrimos un término abrupto en la educación de Reeha”, dijo ella.

Con la anulación, Parveen espera que su hija pueda resumir sus estudios y regresar a su vida normal, agradeciendo a la abogada de ADF Internacional, Sumera Shafique, por su apoyo en asegurar la justicia.

Tehmina Arora, directora de ADF Internacional para la Abogacía en Asia, dijo, “Ninguna chica debería sufrir los horrores del secuestro y ser obligada a casarse, y mucho menos ser obligada a renunciar a su fe”. Arora hizo un llamado para el cambio sistémico, abogando para que el gobierno paquistaní imponga la edad mínima para el matrimonio en 18 años, esto para prevenir tales matrimonios y conversiones obligadas.

Los matrimonios forzosos son validados por la Ley Sharia en Paquistán. La ley permite un matrimonio en la pubertad, comúnmente poniendo la edad a la que se pueden casar mucho más baja que el límite oficial del país de 16 a 18 años.

Arora añadió: “Estas conversiones y matrimonios son una violación tremenda a los derechos humanos básicos de estas chicas, quienes comúnmente temen por sus vidas y las de sus familias, evitando que ellas denuncien a sus captores. En Paquistán, donde estos abusos son prevalentes, el gobierno tiene una oportunidad de hacer la diferencia al implementar una edad uniforme para el matrimonio y otras salvaguardias en la ley”.

En un reporte hecho por un grupo local en el 2014, El Movimiento por Solidaridad y Paz en Paquistán, estimó que cada año cientos de mujeres y chicas de las comunidades hindú y cristianas de Paquistán eran secuestradas, obligadas a casarse y convertirse al islam.

El grupo International Christian Concern con sede en Estados Unidos ha reportado que la religión está comúnmente presente en los casos de asalto sexual para poner a las víctimas de minorías religiosas en desventaja. Los perpetradores utilizan las diferencias religiosas para cubrir y justificar sus crímenes al introducir el elemento de la religión.