Un día de gloria. Haciendo la labor que se le ha encomendado, el pastor estadounidense John Duncan, predicaba el mensaje del Evangelio en la vía pública. Los transeúntes iban y venían hasta que algunos conmovidos por el mensaje, se detuvieron a escuchar hasta que finalizara la predica.

Seguidamente, el siervo de Dios hizo el llamado para aceptar a Cristo y el Espíritu Santo hizo la obra en cada corazón. La plaza fue llena de la gloria de Dios y ocho de entre la multitud pasaron al frente, arrodillándose entre lágrimas y orando por Salvación.

«Muchos sólo quieren predicar en los púlpitos y se olvidan se salir a las calles», escribió el pastor en su cuenta de Facebook, incluyendo un video, donde se aprecia a los pastores John Duncan y Rogerio Pereira, quien traduce la predicación, hablando de Cristo en una plaza de la ciudad de San Pablo.

El pastor norteamericano y su esposa Ellen, son líderes de una iglesia en Talmo, Georgia en EE.UU. y desarrollan su ministerio de evangelismo, brindando conferencias en todo el mundo. Además, el predicador no deja pasar la oportunidad de compartir el mensaje evangélico en plazas y otros lugares públicos.