No sé si estoy en lo correcto, pero pareciera que antes solía escuchar más acerca del diablo de lo que se escucha hoy en día. ¿Acaso hablar sobre como opera el diablo fue algo pasajero? Este fue el cuestionamiento que recibió Graham, de parte de un lector en si columna de preguntas y respuestas del sito web de la Asociación Billy Graham.

Graham respondió que esperaba que «hablar acerca del accionar del diablo no haya sido algo pasajero» dado que «Satanás es real, y sigue trabajando de la misma manera que lo hacía hace décadas atrás.»

Para demostrar el peligro espiritual presente, Graham mencionó 1° Pedro 5:8, que dice: «vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar.»

«Si bien es cierto que, no debemos hacer del diablo el centro de nuestra atención (pues sólo Cristo es merecedor de ese honor), si necesitamos estar alertas a sus estrategias y guardarnos de sus ataques,» escribió Graham.

«El primer objetivo de Satanás es bloquear el Plan de Dios de cualquier manera posible. A veces, sus ataque son muy abiertos y obvios, pero generalmente el trabaja escondida y solapadamente, buscando engañar a la gente y hacer que le den la espalda al Camino de Cristo.»

Graham dijo que el está de acuerdo con la popular frase que dice que: «una de las estrategias más exitosas del diablo es, convencer a la gente que el, en realidad, no existe.»

«Después de todo, si tu no crees que el existe, no estarás en guardia para resistir sus ataques. Pero el sí existe, y hace todo lo posible para mantenerte alejado de Cristo y de Su Voluntad para tu vida,» contestó Graham.

«Asegurate de estar rendido a Jesucristo. Camina con Él cada día a través de la lectura de la Biblia, orando y aprendiendo de creyentes sabios y de buen testimonio.»

Esta no es la primera vez que Graham responde temas acerca del diablo en su columna este año. En julio pasado, le preguntaron ¿a quién se debería culpar por toda la maldad en el mundo?

«Si Dios es todopoderoso, ¿no le hace eso responsable de todas las cosas que suceden, inclusive el mal?» alguien preguntó.

Graham explicó que «Dios no es responsable del mal en el mundo, así como tampoco hará nada incorrecto o malvado jamás.»

«Además Dios nunca nos tentará a hacer el mal o a llevar a cabo obras contrarias al bien. Eso no sólo sería en contra de su Naturaleza Perfecta, sino que además iría en contra de Sus Planes para nosotros, planes de bien y no de mal,» escribió Graham.

«Admitamoslo, Dios no nos ha revelado tanto como nos gustaría acerca del mal y de porqué existe, pero una cosa si es clara: Dios no es el autor del mal, ni se rinde ante sus provocaciones.»