Una artista cristiana está tomando acción legal contra el consejo local después de que ellos dijeran que esta censurada de su propia exhibición por hacer comentarios críticos trans.

Victoria Culf dijo que ella estaba hablando con un empleado del consejo mientras que instalaba una exhibición de arte en el Museo Watford cuando hizo el comentario que ella pensaba que era dañino para los niños intentar cambiar su sexo.

Este comentario surgió durante una conversación de que el hijo del empleado estaba en “transición social” y había buscado bloqueadores de pubertad de la controversial Clínica de Identidad Tavistock Gender.

Culf dijo que ella amablemente y sensiblemente explico que no podía estar de acuerdo con esto debido a sus creencias cristianas y ella “no seria honesta conmigo misma” si lo hiciera.

La artista dijo que mas tarde ella fue llamada por el consejo y le dijeron que había habido un alegato de ‘acoso’ y que ella no podía entrar a la exhibición sin dar una notificación de 24 horas para poder ‘salvaguardar’ al trabajador del consejo.

Ella dice que también se le dijo que estaba siendo investigada por la policía por un ‘crimen de odio’, a pesar de que la policía le ha confirmado a The Times que sus comentarios no cumplen con el estatuto, y que el Consejo de Watford Borough dijo que no la había reportado.

Ella está tomando acción legal contra el Consejo de Watford Borough alegando un incumplimiento de contrato, discriminación, acoso, mala conducta en oficina publica, negligencia, intimidación, difamación, conspiración, y falsedad maliciosa.

Al lanzar la demanda legal, la Sra. Culf dijo, “Mi conciencia y creencias cristianas no me permiten mentir sobre algo que creo que es muy dañino. ¿se supone que nos quedemos en silencio y permitamos que el daño continue desenfrenado?

“Ahora estamos viviendo en una cultura donde por solo expresar la oposición a la ideología transgénero, incluso amablemente, puede llevarte a ser reportado a la policía. Estoy al tanto de que al expresarme puedo cometer ‘suicidio comercial’, pero no estoy preparada para ser silenciada en estos temas y no quiero que esto le pase a alguien más”.

Ella añadió, “Estoy determinada a pelear por la justicia y habla sobre lo que me ha sucedido. Creo que probablemente hay muchos artistas cristianos, y artistas de todos los tipos de vida, quienes han sido amenazados similarmente y han tenido que sufrir en silencio”.

Andrea Williams, jefa ejecutiva de Christian Legal Centre, la cual esta apoyando su caso, dijo: “Victoria tiene el valor de hablar sobre la situación de su compañero por su amor por Jesús y el amor por su compañero y su hijo”.

“Es una tendencia preocupante en la sociedad cuando Victoria, quien fue motivada por su amabilidad y compasión, está sujeta a un castigo extremo meramente por expresar su verdad cristiana.

“Permitir y alentar a un niño a tomar bloqueadores de pubertad es dañino. Ser castigado por expresar preocupación en esto nos muestra cuan omnipresente y tiránico se ha vuelto el lobby trans”.

“No podemos permitir que esta tiranía trans pisotee nuestras creencias que están protegidas por la ley, respaldadas por evidencia experta y la cual salvaguarda a los niños vulnerables”.

“La sanidad debe prevalecer. El miedo que los profesionales sienten por hablar la verdad en estos temas debe terminar”.