Un frío día de diciembre, una pareja siria muy bien vestida, me mostró la iglesia local de una de las ciudades portuarias de Turquía. Como cientos de miles de otras, la pareja había huido de su hogar destrozado en Siria, sólo al otro lado, en la parte sur de la frontera con Turquía. Viajaron por el noroeste a través de Turquía e iban a embarcar esa tarde en un barco de contrabando con destino a Grecia, pagando algo más de mil dólares por persona, arriesgando sus vidas al cruzar el frío oleaje de invierno. Después del servicio, el pastor y una pareja de otros oradores árabes se acercaron a los dos para orar por su seguridad. Más tarde, ambos desaparecieron en la gris tarde, descansaron antes de la difícil noche de viaje que tendrían.

La iglesia empezó un programa de ayuda para los sirios, a fines del 2015.

Ellos perdieron algunos de sus miembros turcos quienes no estaban de acuerdo cuando se comenzó a patrocinar al ministerio a lo largo de la frontera siria-turca a principios de aquel año, un asistente recalcó.Sin embargo , con el apoyo de la congregación restante, durante el último año,se dieron cuenta de que había muchas oportunidades para alcanzar a los refugiados visitantes, como la pareja de Siria. Ellos también recurren a equipos a corto plazo dispuestos a pasar tiempo entre la gente siria que se amontona en el lado de la frontera turca, esperando el momento oportuno para poder volver a Siria.

De acuerdo con Philip, líder del campo turco OM, apoyar a la iglesia local sigue siendo fundamental para el rol de la organización en el país. Hasta hace un año atrás, el trabajo en el refugio sucedía sólo en raras ocasiones. Sin embargo, desde el verano de 2015, cuando la crisis de refugiados inundó de un lado a otro a Europa, la afluencia de gente , especialmente sirios en Turquía, ha sido visible y tangiblemente intensificado.

“En el pasado,abrías la ventana en una noche de verano y escuchabas a los turcos. Ahora, abres la ventana y escuchas árabes “, describió él. “Ahora vas por el vecindario [turco] , y hay textos árabes en las ventanas de los negocios.”
Con el continúo crecimiento de los refugiados en Turquía, las iglesias comenzaron a responder. “ La iglesia está empezando a ser más coordinada. La iglesia está empezando a evaluar cómo pueden hacer las cosas de una mejor manera,” dijo Philip.

OM Turquía ha seguido adecuadamente. “Sólo necesitamos ser honestos con nosotros mismos y decir que esta gente está aquí para quedarse. Las puertas de Europa se están cerrando, y aquí es donde ellos van a quedarse a vivir… No estamos para ambientar campos de refugiados, pero creo que la gente puede orar acerca de lo que esto va a significar para nosotros en el futuro. No creo que lo sepamos , no creo que la iglesia lo sepa, pero los refugiados están aquí”.
Mirando hacia el futuro , OM Turquía ha establecido la meta de ver mil trabajadores en el campo. “Nunca tuve idea en lo que esto se volvería, y nunca pensé que estaría pidiendo a los oradores árabes”, admitió Philip.

Pero a la luz de una nueva situación con tantos refugiados sirios en Turquía, “ creo que Dios estará enviando gente de todos lados”.

El año pasado, muchos trabajadores de OM de habla árabe de Medio Este y Norte de África (MENA)se han transportado a Turquía por un corto y largo plazo de estadía .Oren porque más oradores árabes se unan al equipo en Turquía, para servir a la iglesia y alcanzar a los refugiados con la esperanza del evangelio.