Una organización civil nigeriana estima que cerca de 620 cristianos fueron asesinados y cientos de hogares, como así también iglesias, fueron dañadas en Nigeria desde el comienzo del año, por ataques de radicales Fulani y terroristas islámicos.

La organización no gubernamental Sociedad Internacional por la Ley y las Libertades Civiles, encabezada por Christian Emeka Umeagbalasi, lanzó un comunicado el jueves, dónde resalta el impacto que ha tenido más atrocidades cometidas en Nigeria en lo que va del 2020.

El reporte advierte que los militantes Fulani rondan la región rural de los estados centrales y, que terroristas afiliados a Boko Haram hacia el Oeste de África, que son regiones donde «la violencia anticristiana ha crecido considerablemente».

El grupo reportó la muerte de ‘cerca de 620 indefensos cristianos; y el incendio o destrucción de hogares y centros de adoración’ en 2020.

Según el comunicado, los radicales Fulani son responsables por la muerte de 470 personas en los primeros cuatro meses del 2020.

Mientras que, Boko Haram es responsable de 150 muertes desde enero.

«Las atrocidades contra los cristianos han crecido de manera alarmante y las fuerzas de seguridad no toman registro de los hechos».

«Las casas e iglesias destruídas durante este período se cuentan por cientos y cientos».

El informe se respalda en testimonios locales fiables y a medios de comunicación extranjeros, así como también de organizaciones humanitarias.

Mientras que los conflictos entre Fulani y cristianos predomina en la región central, los defensores de derechos humanos advierten que la violencia es sin precedentes.

Los Fulani irrumpen en las comunidades fuertemente armados durante la noche, atacando a la gente en su hora más indefensa. Los que logran sobrevivir, dejan sus tierras y huyen.

Se estima que para finales de 2020, no menos de 32000 cristianos sean asesinados en Nigeria.

Las organizaciones advierten que la situación ha escalado a un estado de genocidio y que las autoridades no hacen nada para detener la tragedia.

Nigeria se encuentra en el puesto 12 de la lista de Puertas Abiertas EE.UU. de países peligrosos; y es uno de los más violentos del mundo para cristianos.

Nigeria fue agregada a la lista «especial de seguimiento» del Departamento de Estado de Norteamérica, como un país que está involucrado o tolera violaciones severas a la libertad religiosa, desde el pasado Diciembre.