Sin dudas que la vida de Rubén Proietti no paso inadvertida por los que de una u otra manera tuvieron el placer de conocerlo, cosechando en su pasar por este mundo un sin número de amistades y quienes llegaron a admirarlo.

El lunes 20 de septiembre en el auditorio de Visión de Futuro, ubicado en la Avenida Boedo 840 en el barrio de Boedo, desde las 19.30 y con todos los protocolos que exige el momento, un gran grupo de amigos familiares y personalidades de distintos ámbitos, se reunieron para agradecer a Dios, dador de la vida, por regalar estos 74 años a Rubén, quien se gano el corazón de muchos de los presentes.

El Pastor Christian Hooft abrió este momento por parte de ACIERA, con la frase de que Proietti era una amigo de esos que dejan huellas, marco una historia. Afirmando que dejó un Manto y es el de «La Unidad y la Evangelización».

En un recordatorio de lo que fue su paso por esta tierra, se escucharon anécdotas de todo tipo, pero lo que todos coincidían a la hora de recordarlas es su apego y amor a la Biblia, desde su lectura y el deseo de aplicarla en todas las esferas de su existencia. Enseñando en sus sermones o en el trato personal. También se escuchó que Rubén para toda decisión tenia que tomar siempre lo fundamentaba con una verdad bíblica.

También desde Paraguay y los Estados Unidos de Norteamérica estuvieron presentes de manera virtual, porque la tarea que desarrollaba no tenia fronteras, logrando con las mismas armas llevar el evangelio (Buenas Nuevas) a todas partes, tarea que era su mayor pasión.