Siete cristianos resultaron heridos el domingo en la provincia de Punjab, en Paquistán, después de que un grupo enfurecido de musulmanes atacaran, golpearan y dispararan contra los feligreses de una iglesia en medio de un servicio religioso.

El pastor Haleem Feroze Masih contó que el ataque a los congregantes de la Iglesia Rey Jesús en la Nueva Colonia Cristiana de Burewala ocurrió alrededor de las 1 p.m., cuando 15 hombres armados arremetieron contra la iglesia y comenzaron a atacar a la congregación sin remordimientos.

El pastor dijo que el ataque ocurrió después de una escaramuza afuera de la iglesia por un letrero de Pascua.

«Algunos de los misioneros de la Iglesia estaban tratando de colocar un letrero referente a la cercanía del Festival de la Pascua en la pared de la Iglesia, pero fueron detenidos por los hijos de Sharif,» explicó Masih. «Sharif es un comerciante local musulmán, quien ya había atacado previamente el cementerio cristiano de nuestra colonia, construyendo encima de las tumbas. Además tiene un negocio de apuestas y es conocido por patrocinar criminales.»

Masih contó que además, jóvenes musulmanes se reunían en la tienda de Sharif frente a la iglesia y acosaban a las jovencitas cristianas.

Aunque los líderes de la Iglesia hablaron con Sharif acerca de estos inconvenientes, él no hizo nada para cooperar y mejorar la situación.

Todo llegó a un punto culmine el domingo, cuando los líderes de la iglesia intentaron poner el letrero y los hijos de Sharif se los impidieron.

Masih reportó que el grupo de musulmanes echaron abajo el letrero y lo hicieron pedazos.

«Uno de nuestros líderes de la iglesia le dijo a los musulmanes que estaban menospreciando versos bíblicos inscritos en el letrero, a lo que respondieron ‘Somos más grandes que Jesús'».

Los reportes cuentan que el enfrentamiento tuvo lugar justo al terminar el servicio religioso.

«El servicio había terminado y mientras los miembros de la Iglesia comenzaban a retirarse se veían envueltos en el conflicto que tenía lugar afuera,» dijo Iftikhar Bhatti, miembro de la iglesia.

Masih contó que los hombres golpeaban a los congregantes con bastones y otros objetos contundentes, y hasta disparaban contra ellos.»Algunos de los atacantes simplemente sacaron sus armas de fuego y comenzaron a disparar contra la gente, que huía para tratar de salvarse,» dijo Masih. «Llamé inmediatamente a la policía, mientras trataba de cortar la situación de violencia. Sin embargo, yo también resulté golpeado. Mi túnica sacerdotal y mi celular acabaron en el suelo pisoteados. Creo que de milagro nadie resultó seriamente herido por alguna bala.»

El pastor dijo que los musulmanes también atacaron a la policía cuando ésta arribó al lugar, arrojándoles piedras.

La policía arrestó a Sharif y a sus hijos, junto a otros musulmanes en la escena. Sin embargo, varios más escaparon.

Se iniciaron cargos contra los detenidos, 10 hombres musulmanes incluyendo a Sharif y sus hijos. Se les acusa de portación de armas, agrupación ilegal y de tratar de propagar el odio religioso.

El ataque a la iglesia de la comunidad se da en un marco de mayoría musulmán, lo que coloca a Paquistán en el puesto cinco de los países más peligrosos para cristianos, según Puertas Abiertas Estados Unidos.

Según Masih, la Nueva Colonia Cristiana de Burewala es el hogar de 200 familias cristianas y una persecución de esta magnitud nunca había ocurrido antes, hasta el domingo.

«La policía siempre ha provisto de seguridad en el área cristiana y de proceder de acuerdo a la ley con aquellos musulmanes que perpetraban actos de violencia religiosa.»