Los padres de Mai, una niña de dos años que nació con los pies doblados, la llevaban al hospital infantil de Ho Chi Minh, para que los médicos puedan ayudarla a caminar. Cuando pasaron por la oficina del ministerio indígena en la ciudad principal del sur de Vietnam, le pidieron al pastor nativo que orara por Mai, y así lo hizo.

Al día siguiente, mientras la pareja y su hija estaban en el hospital, por primera vez, Mai dio sus primeros pasos con la ayuda de sus padres. “Estaban tan felices que Dios había sanado a su hija que cancelaron su cita y llevaron a Mai a la oficina central y pidieron que sigan orando por ella”, expresó el pastor Hmong.

El ministerio indígena de Christian Aid Mission ha enviado equipos para ayudar a difundir la fe en Cristo en Vietnam, Camboya y Laos. El llamado a ayudar a los enfermos, es otro propósito del ministerio. La esposa del líder comenzó a compartir el Evangelio con pacientes de tratamiento de cáncer en el hospital.

“En Hanoi hay cuatro hospitales de cáncer, y el ministerio tenía un trabajador allí que en dos días vio a 50 personas recibir a Cristo”, manifestó el director. Los trabajadores proporcionan la Biblia en las lenguas vietnamita y khmer para aquellos que han puesto su fe en Cristo. Finalmente, esperan proporcionar los materiales de audio a los pacientes analfabetos, en lengua Hmong, Koho y Ede.

Fuente: ImpactoEvangelistico