Según CBN, la campaña inició poco después de que el pastor de una de las iglesias, Robert Morris, se encontrara al borde de la muerte debido a múltiples hemorragias internas causadas por desgarros en sus vasos sanguíneos.

Durante ese tiempo, Morris perdió la mitad de la sangre en su cuerpo. Su esposa, Debbie, tomó las redes sociales para pedir una oracion urgente por su esposo. Según los informes, cerca de 300 mil personas de 48 países se unieron en oración por Morris.

Las iglesias lanzaron una campaña masiva para solicitar donantes de sangre en cada uno de sus congregaciones. Según Carter BloodCare, más de 1500 personas se inscribieron para donar sangre, salvando por lo menos 4600 vidas.

En junio, Morris regresó al púlpito con buena salud. Poco después, anunció su plan para impulsar campañas de donación de sangre. “Espero que puedan donar sangre, porque alguien que donó sangre fue usado por Dios para salvar mi vida”, dijo en una publicación en redes sociales.