El Pastor americano Andrew Brunson, que se encuentra en prisión desde octubre de 2016, después de haber sido acusado falsamente por el gobierno de tener contacto con células terroristas, compartió uno de sus grandes miedos en una carta que escribió con motivo de su cumpleaños número 50.

“Estoy profundamente agradecido por todas sus oraciones. Esta dura prueba -mi tiempo en prisión-, ha calado hondo en mi, mas de lo que nunca imaginé. He estado muy débil, lleno de dudas, sintiendo mucha soledad. Sé que la gracia de Dios me sostiene, aún cuando no siento esa gracia, y sé que las oraciones del pueblo de Dios me rodean y me dan fuerzas,” dice Brunson al comienzo de su carta, compartida por su esposa en un artículo en el Middle East Concern, el martes.

El pastor, que dirigía la Iglesia Izmir Resurrection y servía al pueblo turco hacía muchosaños antes de su repentino arresto, agregó: “Uno de mis mayores miedos es ser olvidado en prisión.”

“¡Gracias por no olvidarme! Es un gran aliento saber que hay personas orando por mi -me recuerda que no estoy solo, y que debo mantenerme firme, con mi mirada en dirección hacia Dios siempre. Gracias por mantenerse a mi lado en mi momento mas difícil,” escribió.

Grupos de Derechos humanos, como el American Center Law and Justice, insisten en que Brunson es inocente de los cargos de terrorismo que se le imputan, en cambio, aseguran que es un preso político.

En septiembre, el presidente de Turquía Tayyip Erdogan sugirió que se podía llegar a un acuerdo por la liberación de Brunson, si Estados Unidos entregaba a Fethullah Gulen, un clérigo musulmán que vive en Pennsylvania, y a quien Erdogan acusa de encabezar el intento de golpe de Estado a su gobierno en Julio de 2016.

El pasado octubre, dos represantes americanos de la Comisión Internacional para la Libertad Religiosa, viajaron a Turquía a reunirse con el pastor.

“Brunson vive en condiciones físicas y siquicamente hostiles,” dijo uno de los enviados en un comunicado. “A pesar de que la ley lo permite, lo cierto es que Brunson no tiene idea del estado de su procesamiento judicial, no posee información cierta de los cargos en su contra, no tuvo audiencias en la Corte, y no tiene idea de cuando volverá a ver a su familia o a su país.”

“El Pastor Andrew está bajo constante peligro. Ha tenido que pasar su cumpleaños 50 lejos de su esposa e hijos, quienes viven en América. En lugar de estar festejando entre sus seres amados, está debilitandose en una prisión turca, atrapado en una pesadilla política.”

“Se ve forzado a enfrentar una soledad extrema e inimaginable. Se ha perdido cumpleaños, festejos y hasta la boda de su hija. Es tiempo de que vuelva a casa.”

Una petición en apoyo a Brunson ya ha alcanzado las 400,000 firmas.