Cientos de edificios resultaron dañados por la ola, que golpeó playas del sur de la isla de Sumatra y del extremo occidental de Java alrededor de las 21:30 locales (14:30 GMT) del sábado. La ola se generó tras la erupción del volcánconsiderado el “hijo” del legendario Krakatoa, el Anak Krakatoa, según el portavoz de la agencia indonesia de gestión de desastres, Sutopo Purwo Nugroho.

El balance de víctimas mortales se elevó a 281, y a más de 1.000 personas heridas, indicó la agencia nacional de desastres el lunes, mientras seguía la búsqueda de supervivientes.

“El número de víctimas y de daños seguirá aumentando”, agregó el portavoz de la agencia, Sutopo Purwo Nugroho.

En un dramático video que circula por las redes sociales se ve cómo una ola gigantesca se abate sobre un espacio de un resort al exterior, donde se celebra un concierto del grupo pop “Seventeen”

Sus miembros salen despedidos del escenario mientras la ola avanza hacia los espectadores. En una mensaje en Instragram, el cantante del grupo, Riefian Fajarsyah, anunció entre lágrimas la muerte del bajista y del organizador de la gira de conciertos, así como la desaparición de otros dos músicos, un técnico y su esposa.

En imágenes difundidas por televisión podía verse cómo la ola invadía la playa de Carita, un popular sitio turístico de la costa oeste de Java, dejando a su paso una acumulación de numerosos escombros: fragmentos de tejados, trozos de madera, árboles arrancados.

En Carita, Muhammad Bintang, de 15 años, vio aproximarse la ola. “Llegamos a las 21 horas para las vacaciones y de pronto llegó el agua. Todo se volvió negro. No había electricidad”, relató el adolescente.

Desde La Gaceta Cristiana oramos por las familias que sufren por este duro golpe recibido en una fecha tan importante para los cristianos.