Un traductor de la Biblia ha sido asesinado, casas de cristianos incendiadas y un gran ataque a proyectos Bíblicos en Camerún, que recientemente ha visto un gran incremento de la violencia entre los hablantes del francés y del inglés.

Bruce Smith, presidente y CEO de Wycliffe Asociados, dijo a Mission Networks News la semana pasada, que uno de los traductores locales, llamado Anka Terence, fue asesinado soldados en la región de Ngwo el 23 de mayo.

“Un gran número de personas han sufrido la quema de sus hogares,” dijo Smith. “Tuvieron que huir a las afueras… El problema es que la violencia sigue escalando y no parece tener fin. Estamos preocupados por las personas del país, pero también por el progreso de la traducción de la Biblia también.”

Bruce agregó que los 85 proyectos de traducción bíblica en Camerún han tenido que ponerse en pausa debido a la violencia de los últimos meses, y 17 de ellos están en una región particularmente peligrosa del país.

“Hay un gran ataque a toda la familia de la traducción bíblica y sus proyectos. Aunque la violencia sólo afecte a un 20% de todos los proyectos, es un número significativo cuando se trata de tus hermanos y hermanas en Cristo,” recalcó Smith.

Amnistía Internacional reportó por su parte que los hablantes de inglés en el país han sido atacados por la milicia camerunés y la Armada separatista angloparlante. Los grupos de derechos humanos denunciaron que hubo víctimas golpeadas, torturadas y electrocutadas por los soldados.

La crisis ha crecido en las provincias de habla inglesa, lo que constituye el 20% de la población, mientras que el gobierno central es angloparlante.

Hasta el momento, más de 160,000 personas han sido desplazadas por la violencia, y cerca de 21,000 han buscado refugio en Nigeria.

Wycliffe Asociados clarificó que, aunque no es un problema religioso y la Iglesia no es un blanco específico de la violencia, los cristianos han quedado igualmente en la línea de fuego.

“Desafortunadamente, cómo los líderes de la iglesia han tratado de mediar entre el desacuerdo de las partes a través de todo el país, también fueron víctimas de las leyes gubernamentales y de la intimidación para que no continuaran influenciando en el procedo de violencia.”

Como organización, Smith explicó que están tratando de ayudar a compañeros traductores que han quedado en el centro del conflicto.

“Estamos tratando, primero que nada, de asegurar la integridad física de las personas, los traductores se encuentran entre la gente que ha tenido que huir de sus hogares. Lo han perdido todo, sus animales, sus campos y sus hogares,” continuó.

“Están básicamente sobreviviendo, de la caza y de compartir lo poco que tienen. Así que estamos tratando de localizarlos y llevarlos a un lugar seguro, para que puedan considerar retomar su trabajo de traducción bíblica, pero necesitarán mucho apoyo y contención para superar esta situación.”

Wycliffe Asociados está llevando adelante proyectos de traducción bíblica en algunos de los lugares más peligrosos de África, incluyendo recientemente a la República Democrática del Congo, donde los hechos de violencia dejan pasmados a los visitantes.

“Se me hace un nudo en la garganta al pensar lo que la gente atraviesa en el Congo,” compartió Smith.

“Generaciones de violencia tribal… personas cazadas como animales… torturas, mutilaciones, secuestros, ejecuciones… terror, ira y violencia… y ninguna esperanza de que las cosas algún día lleguen a cambiar.”