Cerca de 700 hogares cristianos han sido reconstruidos por Puertas Abiertas y sus asociados en la Meseta del Nínive en Irak, después de años de destrucción y genocidio cometidos por el Estado Islámico.

Después de tres años y medio, los yihadista del ISIS forzaron a los cristianos y a otras minorías religiosas de la región a elegir entre convertirse al Islam, pagar un impuesto para poder mantener su fe, o ser asesinado. En medio de esta circunstancia tan dura, cientos de creyentes decidieron dejar sus hogares y refugiarse en países vecinos.

Pero ahora la ciudad de Mosul y los alrededores de la Meseta de Nínive han sido liberadas hace meses, y miembros de la comunidad cristiana están comenzando lentamente a regresar para reconstruir sus hogares después de los desastres que provocaron el grupo terrorista.

Aunque el restablecimiento de los cristianos no ha generado mucha ayuda de parte de los gobiernos internacionales, los grupos humanitarios sí han ayudado en la reconstrucción de las casas de los afectados.

Puertas Abiertas, un ministerio cristiano que opera en más de 60 países, recientemente anunció que al menos 678 casas fueron reconstruidas en Qaraqosh, un pueblo que una vez fue en su mayoría cristiano.

“Pero el Señor le dijo a su pueblo a través del profeta Isaías, Dios está haciendo ‘una cosa nueva’ en Qaraqosh, Irak, la ciudad cristiana más grande del país,” reportó Puertas Abiertas. “Los comercios y restaurantes han abierto, los niños vuelven a concurrir a las escuelas, los buses escolares se mueven por el centro lleno de estudiantes en Mosul diariamente, y más y más cristianos están regresando a la ciudad asiria conocida como Bagdad.”

Adicionalmente, Puertas Abiertas ha colaborado indirectamente con la construcción de 392 casas en la región.

Puertas Abiertas dice que el esfuerzo resulta en ‘la esperanza de 700 familias’.

El progreso hecho en el norte de Irak ha superado las expectativas de Puertas Abiertas para la región