Más de 61,000 personas han firmado una solicitud pidiendo a la República Islámica de Irán que libere al Pastor Youcef Nadarkhani, quien recientemente fue sentenciado a 12 años de prisión.

En mayo, Irán dictó una sentencia de 10 años de prisión para Nadarkhani y tres cristianos más después de que fueran convictos de promover el “Cristianismo Sionista”.

El Centro Americano para la Ley y la Justicia (ACLJ), el cual ha estado ayudando a representar legalmente a Nadarkhani lanzó la petición en apoyo al pastor perseguido.

“Las acciones de Irán violan las garantías religiosas de su propia constitución, y múltiples tratados internacionales de derechos humanos, “así lee la petición, la cual hasta la tarde del jueves tenía más de 61,300 firmas.

“Una vez más estamos intensificando nuestros esfuerzos de defensa legal para luchar en todo el mundo por la libertad del pastor Youcef y responsabilizamos a Irán por su atroz persecución a los cristianos. Debemos tomar medidas rápidas para liberar al pastor Youcef antes de que sea demasiado tarde”.

En una declaración publicada el jueves por la mañana, el ACLJ dice creer en que “Irán solo escuchara cuando sienta la máxima presión de la comunidad internacional.”

“Este es un flagrante error judicial. Se le debe permitir al Pastor Yousef regresar con su familia, y la persecución violenta de cristianos en Irán necesita llegar a su fin,” indica el ACLJ

Por casi ya una década, Nadarkhani se ha encontrado en problemas legales debido a su decisión de convertirse del islamismo a la Cristiandad.

En noviembre 2010, Nadarkhani fue arrestado junto con Mohammadreza Omidi, Yasser Mossayebzadeh y Saheb Fadaie, en redadas llevadas a cabo por el gobierno.

Los cuatro fueron encontrados culpables, entre otras cosas, de promover la “Cristiandad Sionista”, actuar en contra de la seguridad nacional y violar las leyes de prohibición de alcohol cuando reciben la Comunión.

Fueron sentenciados a 10 años en prisión. Se reportó que Nadarkhani fue enviado a la prisión de Evin, un lugar conocido por su horrible historial de derechos humanos y la falta de tratamiento médico.

“La comunidad internacional debe presionar al gobierno de Irán que respete sus obligaciones constitucionales hacia la comunidad cristiana” dijo Scott Bower, Jefe Operativo de Christian Solidarity Worldwide, en una declaración el mes pasado.

“[Irán también debe] respetar los derechos de sus ciudadanos al gozo completo de su libertad religiosa o de credo, como está indicado en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos del cual es signatario.”