Hace una año la iglesia fue conmovida con una terrible noticia que llegaba desde la ciudad bonaerense de Campana, Argentina. Carlos Del Re, más conocido como Charly, hijo del recordado Pastor Carlos Del Re de la Unión Evangélica de Campana, partió la presencia del Señor, y de la Pastora Nelly de Del Re, sobrino del Pastor Rubén Del Re también en la presencia de Dios, fue encontrado fallecido en su hogar en medio de un gran incendio que debieron apagar dos dotaciones de bomberos, y atado con cables a una silla dentro de su habitación.

Un hecho que hasta el día de hoy no tiene explicación, pero que dejo a todos boquiabiertos ante tanta maldad sufrida por este hermano, que partió con el Señor a raíz del brutal ataque.

Un grupo de amigos se autoconvocan para realizar una marcha el 17 de febrero a las 20 hs. hasta el Palacio Municipal de la ciudad de Campaña pidiendo a las autoridades que se acelere la investigación de este hecho.

Desde las redes sociales asi recuerdan a Charly sus amigos:
Charly vivía con un niño en su interior, era inocente, juguetón, chistoso, comprador, bondadoso, lleno de vida y chispa. Su mayor virtud era su capacidad de dar, generoso como pocos. Con una terrible empatía para sacarlesonrisas a los niños. Cuando miraba a la gente, miraba su corazón, su dolor, su tristeza, y hacia lo imposible para con su gotita de amor el mundo sea mejor. Hombre de Fe, gran observador del SER, no del TENER. era un generador de Dar, de lo que tenía daba; y tenía vida, mucha vida, como un niño… y sorpresivamente se fue con su cuerpo destrozado y su cara golpeada, quemada y desfigurada, en su semblante la ternura de quien dijo alguna vez, “perdónalos Señor no saben lo que hacen”. Amigo te amo, te extraño , te quiero. En mi vas a vivir toda la vida y en mucha gente que te quiere . Dejaste el vació que deja un niño cuando se va, pero la grandeza enorme de enseñarnos a Dar.