Un magistrado británico, a quién se le había negado la reincorporación en dos empleos debido a sus creencias acerca de que los niños adoptados estaban mejor con parejas heterosexuales que con las del mismo sexo, tendrá derecho a apelar la sentencia respecto a su primer empleo donde un tribunal falló en su contra.

Richard Page compareció ante el Tribunal de Apelaciones de Empleo el martes y le fue dado el permiso de apelar una sentencia que favorecía a Kent & Medway Nacional Health Service Trust, al negarse a reincorporar a Page en su cargo de Director no-ejecutivo.

Page había sido suspendido después de sugerir en televisión nacional, en 2015, que los niños crecían mejor si eran adoptados por familias conformadas por un padre y una madre, que por familias de parejas de un mismo sexo.

Él había trabajado para la organización por más de dos décadas cuando se convirtió en Director de medio tiempo en 2012. Después de su suspensión, el se postuló para el puesto de medio tiempo de director no-ejecutivo pero le fue negado. En 2016, se le dijo a Page de parte de la NHS que ‘no estaba en los intereses de la organización el contar con sus servicios’.

En octubre de 2017, un panel de tres jueces del Tribunal de Empleo de Croydon falló en contra de Page, diciendo que no había sido relevado de su cargo por sus creencias religiosas en sí, sino por hacerlas públicas y relacionarlas con la crianza de niños en televisión nacional.

En ese momento, el equipo de la defensa de Page, del centro Legal Cristiano, dijo que la sentencia del tribunal era en verdad ‘una cacería de brujas’, puesto que no tenía ningún sentido y sólo de ‘burlaba abiertamente de la libertad de expresión’.

Respecto a la decisión del martes, Andrea Williams, CEO del Centro Legal Cristiano dijo: “me siento complacida de anunciar que este caso ha recibido el permiso de apelar al Tribunal de Empleos. Esto es muy significativo. Es significativo para la libertad de expresión en nuestro país y para la libertad de sostener y manifestar nuestras convicciones cristianas respecto al matrimonio y a la crianza de niños en un hogar con un padre y una madre”.

Mientras que los sectores seculares creen que personas con convicciones religiosas como Page deben quedar descalificados por sostener una posición pública, Williams aseguró que la sociedad necesita gente como Page para dar a conocer su fe abiertamente.

“Queremos magistrados como Richard. Queremos directores como Richard. Queremos maestros cristianos. Queremos servidores públicos cristianos. Queremos personas que realmente crean y que sean bondadosas y buenas, apasionadas y honestas”, dijo Williams. “Creemos que la imagen de familia dada por Dios -el matrimonio entre un hombre y una mujer y niños siendo criados en éste contexto- es algo hermoso y bueno. No es algo que promueve el odio como se quiere a veces representar en las cortes. De hecho, es absolutamente lo contrario”.

Mientras continúa su batalla legal de hace casi tres años, Page dijo en un video publicado por el Centro Legal Cristiano que él simplemente busca ‘glorificar a Dios’.

“Lo importante aquí no es lo que suceda conmigo,” aseguró Page. “Le pido a las personas que oren para que, suceda lo que suceda, Dios se glorifique”.

El cargo en la NHS no fue lo único que perdió Richard Page al hacer pública sus creencias. Además perdió su posición como magistrado en la corte de Maidstone y Sevenoaks.

“Mi responsabilidad como magistrado, desde mi punto de vista, fue hacer lo que consideraba mejor para los niños, y lo que yo consideraba mejor para ellos fue que se criaran con un padre y una madre”, le aseguró a la BBC en 2015.

“Mi deseo de hacer lo mejor para los niños ha sido, irónicamente, un punto de consideración para mí separación de la magistratura de la defensoría de la familia”, dijo Page en un comunicado. “Vivir según mis convicciones me ha llevado a una batalla mucho mayor por mi libertad, y la libertad de los cristianos, de expresar verdades bíblicas en esferas públicas”.

“Para mí infortunio, he descubierto la terrible actitud anti-cristiana que prevalece a través de los organismos de justicia,” continuó. “Es realmente impactante que alguien como yo, que se ha preocupado profundamente por la justicia y la libertad, y que ha entregado su vida a trabajar para el servicio de su comunidad por amor a Jesucristo, sea castigado de esta manera”.