Florida se recupera de las secuelas del huracán Irma. La oración y la ayuda al prójimo han sido las armas de la iglesia para combatir la amenaza de la tormenta.

Antes de su llegada a Florida, Irma era considera una de las tormentas más mortíferas que el área haya sufrido jamás.

Los medios de comunicación y las autoridades daban los peores pronósticos. Pero, la Iglesia tanto local como internacional marcó la diferencia al no dejarse atemorizar y creer en el poder de Dios. Su arma letal fue la oración contra la tormenta.

Tal fue el caso de un grupo de personas que celebraron un tiempo de adoración y oración en una playa en Florida horas antes de que Irma tocará tierra.

Pero, la Iglesia no solo realizó tiempos de oración antes de la llegada de Irma. También extendió sus brazos en acción de gracias a Dios por haberlos protegido de lo peor.

Por ejemplo, el Ministerio Internacional El Rey Jesús en Miami, que previo a las labores de limpieza en su iglesia tras el paso de Irma, agradeció a Dios por su protección.

La fe y la oración no solo fue utilizada por la Iglesia, Trump y su gabinete también elevaron plegarias por Florida.

El vicepresidente de CBN y líder de oración, Jay Comiskey, dice que los tiempos de oración marcaron una gran diferencia.

“El Señor dice que la oración eficaz y ferviente de cualquier hombre o cualquier mujer – va a lograr mucho (Santiago 5:16). Así que puedo asegurarles que millones de personas como usted, como yo, orando por nuestros vecinos, nuestros ciudadanos, nuestra familia en la Florida, hizo una gran diferencia”, comenta Comiskey.

Muchos floridanos coinciden en esto, agradecidos porque el huracán pudo haber provocado daños mucho peores.

“No fue tan malo como pensé que iba a ser”, precisa Mark Michael, residente de Naples.

Pero, la Iglesia no solo ha marcado la diferencia por medio de la oración, sino también con su ayuda al prójimo.

Un equipo de Operación Bendición de CBN se trasladó a Florida para brindar ayuda a los más afectados por el huracán Irma.

Un camión de Operación Bendición entregó comida, agua y productos de higiene a la gente en Crystal River, Florida. El presidente y CEO de Operación Bendición, Bill Horan, estuvo allí.

“Las tiendas están cerradas, no hay electricidad, no hay agua en ninguna parte, la gente está desesperada, son gente cristiana maravillosa, y aquí está nuestro remolque de 53 pies de Operación Bendición”, indicó Horan.

El obispo Ronnie Reed, de la Iglesia de Dios de Crystal River, se mostró agradecido.

“Es importante conseguir comida porque la gente no puede cocinar, la gente no es capaz de proveer comida para sus familias en este momento y poder proveerles estos alimentos a estas personas, creo que es algo muy importante”, indicó Reed.

Operación Bendición está comprometido en seguir proporcionando ayuda a las zonas más afectadas por el huracán Irma.

Ministerios como Samaritan’s Purse, del evangelista Franklin Graham, Bayside Community Church, Éjercito de Salvación, entre otros, también muestran el amor de Jesús a los demás a través de la ayuda física y espiritual.

Fuente: CBN