El pastelero cristiano Jack Phillips de Colorado, está frente a su tercer demanda, después de negarse por motivos religiosos a realizar ciertos pasteles en su tienda Masterpiece Cakeshop.

La mujer transgénero Autumn Scardina presentó una demanda contra Phillips el pasado miércoles en la Corte Distrital de la ciudad de Denver, Colorado.

En esta nueva acusación, Scardina reclama que Phillips violó la Ley Antidiscriminación y de Protección al Consumidor de Colorado, al negarse a preparar un pastel que según ella tenía motivo de ‘cumpleaños’.

El ‘pastel de cumpleaños’, según se describe en la demanda, debía ser azul por fuera y rosa por dentro, símbolo de la transformación de Scardina del género masculino al femenino.

Scardina es representada por los abogados Paula Greisen y John McHugh. En una entrevista con los medios locales, Greisen dijo que la ‘dignidad de todos los ciudadanos debe ser resguardada’

«Masterpiece Cakeshop dijo ante la Suprema Corte de Justicia que serviría a cualquier ciudadano, incluso a los de la comunidad LGBT. Sólo no haría pasteles de bodas para personas del mismo sexo,» reclamó Greisen. «Creemos que no han Sido honestos con el público.»

Jim Campbell, consejero de la Alianza en Defensa de la Libertad, quién representa a Phillips en este último litigio, dijo en un comunicado que esto se trataba de una mera amenaza y hostigamiento.

«Una nueva demanda ha sido impuesta sobre mi defendido, que parece reavivar pasados conflictos. El Estado de Colorado desestimó una similar hace unos meses atrás» dijo Campbell.

«Así que este ataque de parte de Scardina parece ser un desesperado intento por atentar contra el artista pastelero, Jack Phillips. Y cae frente a una verdad irrefutable: Jack sirve a todos sin distinción; pero no expresa el mensaje de todos a través de sus creaciones.»

En los últimos años, Phillips y su tienda han sido el blanco de litigios que tuvieron como objetivo forzar al pastelero a ir contra sus creencias religiosas.

El año pasado, la Suprema Corte de Estados Unidos declaró que era ilegal castigar a Phillips por rehusarse a hacer un pastel para una boda entre personas de un mismo sexo.

La Suprema Corte estimó que al sentenciarlo se violaba el derecho de Phillips de expresar sus creencias religiosas, algo que se contempla dentro de los derechos humanos.

«No se puede describir la fe de un hombre como meramente retórica o insignificante,» escribió Anthony Kennedy al dar su veredicto. «Esto es inapropiado y no condice con la responsabilidad de ser neutrales ante la Ley de Antidiscriminación de Colorado, ley que protege tanto las orientaciones sexuales como las creencias religiosas.»

Poco después de este fallo, Scardina presentó su queja contra Phillips por no querer hacer el pastel de celebración de cambio de género. En respuesta, Phillips demandó a Colorado por no defender sus derechos.

Recientemente, Phillips y Colorado acordaron dejar a un lado sus litigios, considerando que las batallas legales no beneficiarían a ninguna de las partes.

«Las cuestiones constitucionales se irán resolviendo en el transcurso del tiempo, pero los litigios judiciales no son el vehículo más apropiado,» dijo el representante de la ciudad en su momento.

«Igualdad de justicia para todos es un asunto que el estado debe procurar y la nación defender.»