Los floridianos ya empezaron a sentir el sábado en la mañana los efectos del poderoso huracán Irma, aunque este se degradó a categoría 4 horas después de haber tocado tierra en Cuba con la máxima categoría y se encontraba a 395 kilómetros de Miami.

Los Cayos de la Florida más al sur probablemente tendrán un impacto directo de la tormenta, una de las más poderosas registradas en el Atlántico, el domingo por la mañana antes de que esta se dirija a la costa oeste de la Florida.

Un aviso de tornado para el condado de Miami-Dade emitió el Centro Nacional del Tiempo de Miami y el Sur de la Florida, la cual estará vigente entre las 9:15 a.m. y las 10:15 a.m. del sábado y que se extiende hasta el condado de Monroe.

“Muchas personas han abandonado la ciudad, sin embargo el pronóstico es incierto” dijo Moore, Ministro de la Iglesia de Cristo de Vero Beach.

La congregación de Moore ya ha cubierto las ventanas del edificio de la Iglesia, y ahora están trabajando para ayudar a los cristianos mayores de edad a preparar sus hogares para la tormenta. Están almacenando hielo extra y suministros que pueden ser necesarios si el huracán los llega a golpear con fuerza.

“El ambiente en la calle es muy tenso”, dijo Jim Holway, Ministro de la Iglesia de Cristo Puesta del Sol. Muchos en su área esperan que la tormenta haga lo mismo que el huracán Matthew que giró hacia el norte, y el ojo de la tormenta no los golpeo.

Algunos miembros de la Iglesia han optado por evacuar sus hogares e irse a zonas más seguras. Otros se quedan y se ayudan mutuamente a subir las ventanas para protegerlos de los escombros voladores que podrían ser sacudidos por los vientos huracanados.

La Iglesia Lake Butler de Cristo, ubicada en el centro de Florida tiene a sus lideres listos para abrir su sala de compañerismo como refugio si fuera necesario. “Los que son nuevos en Florida están realmente preocupados. Aquellos que viven hace tiempo sienten que falta que se den otros factores para preocuparse.”

Fuentes: El Nuevo Herald, NoticiaCristiana