Anglicanos en el norte de Nigeria están construyendo un hospital y centro de trauma para ayudar a las miles de víctimas que sufren como resultado del grupo terrorista Boko Haram.

El obispo Emmanuel Mani pretende que la nueva clínica trate a personas de todas las religiones, no sólo a cristianos.

“Este es un hospital diocesano para todos nosotros. Vamos a usar a nuestros médicos, enfermeras y todo el personal de salud; para prestar servicios a la comunidad, y esperamos que los servicios sean forma gratuita”, dijo Mani.

“Lo bueno de este proyecto es que los ingenieros del gobierno están proporcionando el plan y supervisándolo de forma gratuita”, continúa el religioso. “Cuando fuimos al Ministerio de Salud para informarles de nuestros planes para establecer un centro de salud y centro de trauma dentro de las dependencias de la iglesia, estaban demasiado encantados y nos animaron a seguir adelante con el proyecto”.

El centro médico tendrá una sala de partos, un mini quirófano, una farmacia y un laboratorio.

De acuerdo con World Watch Monitor, Maiduguri ha llevado la peor parte de los ataques de Boko Haram. La ciudad fue cerrada a los extranjeros durante dos años, pero abierta a los visitantes de nuevo el verano pasado después de que el ejército recuperó pueblos y rescató a 90 personas. Más de 50 personas fueron luego asesinadas por una bomba de Boko Haram en septiembre pasado, y decenas resultaron heridas.