El Evangelista Franklin Graham contó que una multitud respondió a Jesucristo durante la cruzada de fe de dos días en Vietnam, y destacó que el gobierno comunista ha comenzado a flexibilizarse con respecto al Cristianismo.

“Acaba de terminar la cruzada en Hanoi. Esta es la primera vez que un evento evangelístico como este se lleva a cabo en la parte norte de Vietnam. Una multitud impresionante vino el sábado por la noche, y como si fuera poco el estadio lleno, muchas personas siguieron el evento por las pantallas gigantes colocadas afuera del complejo,” dijo Graham en su página de Facebook.

“Cerca de 400 autobuses trajeron a grupos de gente para escuchar el mensaje del Evangelio. Nos regocijamos de que tantas personas respondieran al ofrecimiento de Dios de Salvación y Vida Nueva, a través del arrepentimiento y la fe en Jesucristo.”

Se calcula que mas de 10,000 vietnamitas coparon el estadio, “en una noche sin precedentes para Vietnam.” Como si fuera poco, el gobierno no puso condiciones ni trabas para el evento, segun confirmó el mismo Graham.

“No queremos hacer nada que avergüenze al gobierno o al pueblo de Vietnam. Nosotros somos invitados, el gobierno no me ha dicho qué debo y qué no debo decir. Voy a hablar acerca de Dios, no de política,” dijo Graham.

“La actitud del gobierno comunista hacia la Iglesia está cambiando, y creo que seguirán los cambios positivos. Los cristianos en Vietnam están ganando libertad religiosa, y pareciera que nosotros en Occidente la estamos perdiendo,” remarcó.

“Yo aprecio el compromiso del Presidente Donald Trump con la libertad de creencia -es algo que cada uno de nosotros debería defender.”

Graham compartió sus esperanzas de que el gobierno vietnamita “llegue a ver a los cristianos, no como enemigos, sino como ciudadanos confiables y de quienes se puede depender.”

Agregó, “espero que después de este día, el gobierno pueda vernos con otros ojos, a los cristianos y a las iglesias.”

Aún así, el Departamento de Estado americano dijo en su reporte anual acerca de la libertad religiosa, que a pesar de algunos avances, las autoridades vietnamitas continúan limitando las prácticas de los grupos de fe, acusándolos de estar envueltosen actividades políticas.