Varios estudiantes cristianos fueron atacados y golpeados en una escuela secundaria en Nairobi, Kenia, después de rehusarse a convertirse al Islam, según cuentan los reportes, con un saldo de 35 personas heridas.

Morning Star News reporta que el hecho tuvo lugar la semana pasada en la Escuela secundaria Jamhuri. Varios estudiantes musulmanes, al parecer se quejaron por discriminación, ya que el colegio había designado baños y secciones de estudio separados para cristianos y musulmanes, debido a la creciente hostilidad entre estos dos grupos.

Una fuente que no quiere ser identificada explicó que un grupo de estudiantes musulmanes intentó forzar a los alumnos cristianos a recitar el credo islámico de conversión, como un rito de ‘limpieza religiosa’ el 23 de enero, lo que desató la tragedia posterior.

«Los estudiantes musulmanes querían convertir a la fuerza a los cristianos a la fe islámica, y a quienes se negaban los atacaban físicamente,» contó el testigo. «Los cuchillos y machetes que fueron usados para el ataque fueron traídos de afuera del establecimiento escolar.»

El resultado del enfrentamiento dejó 35 heridos, tanto musulmanes como cristianos, quienes debieron ser tratados en el hospital por puñaladas y huesos dislocados.

Fred Awour, director de la secundaria Jamhuri también tuvo que ser hospitalizado por heridas que requerían tratamiento médico.

El Daily Nation reportó que la policía está investigando el hecho, en especial cómo los estudiantes tenían en su poder machetes y cuchillos dentro de la escuela. La escuela permanece cerrada, con guardias de seguridad custodiando que nadie entre al establecimiento.

Han habido numerosos incidentes violentos en escuelas de Kenia el año pasado de musulmanes contra cristianos, aunque en Mayo un maestro musulmán ayudó a salvar vidas cristianas durante un ataque del grupo terrorista al-Shabaab.

Un maestro cristiano de la Escuela Primaria Dado fue muerto a balazos por los radicales islámicos, pero un maestro musulmán pudo salvar a otro maestro cristiano, cuando enfrentó a los extremistas diciéndoles que estaba listo para morir en lugar de su colega.

«Los militantes de al-Shabaab se enfurecieron y le dijeron al maestro, ‘te enseñaremos una lección por proteger a los infieles,’ y se llevaron a ambos a un destino desconocido.»

Además, otros musulmanes también fueron golpeados, acusados por los terroristas de esconder cristianos.

Los cristianos en Kenia han sido perseguidos y asesinados puntualmente por la base yihadista somalí, que en abril de 2015 atacaron la Universidad Garissa, matando a 150 estudiantes, la mayoría seguidores de Cristo.

El grupo radical, que fue reconocido el año pasado como el grupo terrorista más letal del continente por el Centro Africano de Estudios Estratégicos, mató a más de 4,000 personas solo en 2016.