LECTURA DE HOY:

Marcos 2:13 Después volvió a salir al mar; y TODA LA GENTE venía a él, y LES ENSEÑABA.

 

INTRODUCCIÓN

Una de las clases más instructivas que he presenciado, ha sido una titulada “Jesús como Maestro”, dictada por la profesora, escritora y licenciada Jessica Ibarbalz, quien gentilmente escribió el prefacio de “Amores que van y vienen”. En esa materia pedagógica, se nos invitaba a seguir el ejemplo de Jesús, quien enseñaba con un lenguaje “sencillo”, que todos podían entender. Podía enseñar cosas profundas, de una manera sencilla. Poseyendo Él, todo el conocimiento, de tal manera que podría haber utilizado un lenguaje, como para que un grupo selecto de expertos pudiera entenderlo, Él prefirió usar el lenguaje de su época y de su cultura, para que nadie se perdiera su mensaje. En el pasaje bíblico citado más arriba, resalté algunas palabras en “mayúscula” que son de importancia para este artículo. “TODA LA GENTE”, no sólo los expertos de la Ley, lo seguían a Jesús. Él les enseñaba acerca del reino de Dios con parábolas sencillas, para que TODOS captaran el sentido de lo que en realidad quería enseñar. Era tan popular, que no sólo lo seguían los judíos de su pueblo, sino que también “unos griegos” lo buscaban. Juan 12:20 Había ciertos griegos entre los que habían subido a adorar en la fiesta. Juan 12:21 Estos, pues, se acercaron a Felipe, que era de Betsaida de Galilea, y le rogaron, diciendo: Señor, quisiéramos ver a Jesús. Lo que quiero resaltar de Jesús, al menos en este artículo, es que se hacía entender, con un lenguaje sencillo, para que TODOS pudieran entenderlo. A propósito, «ENCRIPTAR» ES OCULTAR UN MENSAJE CON UNA CLAVE.

 

INDESCIFRABLE

Hay algunos pasajes bíblicos que requieren de parte nuestra, una tarea de interpretación (Hermenéutica-Exégesis) más rigurosa. Nos separan miles de años de esos escritos sagrados, cultura e idioma distintos, entre otras cosas, que marcan una profunda diferencia entre ellos (los receptores originales) y nosotros. Pese a eso, hay algunos intentos, por parte de algunos personajes bíblicos, de hacer que las personas entendieran el sentido del pasaje que se estuviera leyendo. Hay un caso en el Antiguo Testamento, Nehemías, capítulo 8:8. Allí, el sacerdote Esdras, leía las Escrituras en voz alta, y le daba el “sentido” o la explicación, para que la gente del pueblo entendiera cuál era la voluntad de Dios. En el Nuevo Testamento, los autores bíblicos hacen el intento de explicar algunas cuestiones difíciles, para que sus lectores pudieran entender lo mejor posible, cuál era la voluntad de Dios para sus vidas. Sin embargo, esto no siempre es posible, ya que el ser humano promedio, no puede expresar pensamientos tan profundos, en unas pocas palabras escritas, aunque ellas sean inspiradas por el Espíritu Santo. El apóstol Pedro, asume que su colega Pablo, escribía algunas cosas “difíciles de entender”, veamos: 2Pe 3:15 Y tened entendido que la paciencia de nuestro Señor es para salvación; como también nuestro amado hermano Pablo, según la sabiduría que le ha sido dada, os ha escrito, 2Pe 3:16 casi en todas sus epístolas, hablando en ellas de estas cosas; entre las cuales HAY ALGUNAS DIFÍCILES DE ENTENDER… (RV 60). La regla general, es que las personas sencillas, de aldea, pueblo, barrio, y sin grandes formaciones académicas, puedan entender. La Biblia fue dada para el pueblo de Dios, y para que éste pueda transmitirla a los paganos, para hacer de ellos “nuevos discípulos”.

 

NOSOTROS

Por lo general, un creyente cuando tiene una relación personal con Jesús, cambia su vida. Esos cambios son favorables y compatibles con una “nueva” naturaleza que proviene de Dios. Luego, la iglesia local, se encarga de “deformar” algunas cuestiones. El discipulado que hace la iglesia local, está enfocado a decirle a la persona cómo vestirse, cómo hablar, y dejar en claro algunas “prohibiciones”, etc. Por lo general, la “sana doctrina” siempre recae sobre la mujer (no sé por qué, ¿Será porque la iglesia es “solapadamente” machista?). Es la mujer, el blanco de todos los aspectos doctrinales de la iglesia: No debe usar pantalones, ni maquilarse, tampoco depilarse, sujetarse al marido (aunque la muela a golpes), no debe hablar en la iglesia y tampoco puede ejercer liderazgos de importancia dentro de la congregación, etc.

Uno de los resultados que obtiene la iglesia, es tener gente “muy parecida”, sin lugar para la gente “distinta”. Los “muy parecidos” hablan en un lenguaje “ENCRIPTADO”. Imagínate una conversación entre dos creyentes: Juancito: -Que la sangre del cordero inmaculado te cubra de todas las concupiscencias de la carne-. Pedrito: Amén hermano, nos vemos en el culto para participar de los símbolos sagrados-. Este diálogo se da, cuando encima, hay personas NO creyentes delante de ellos. Yo he visto la expresión de esas personas “paganas”, y fue de “pocos amigos”. Algunos de ellos me han dicho que si tienen que ir a la iglesia, para terminar hablando así, NUNCA irían. ¿De eso se trata el evangelio? Ni hablar de los escándalos que han sido de público conocimiento, donde nunca faltan estos ingredientes: Abusos de Poder, sexo y dinero, por parte de los líderes de algunas congregaciones evangélicas o protestantes.

Esto es de tanta influencia, y se asume como “normal” (me refiero a la forma “encriptada” de hablar), que se ve reflejada hasta en los carteles, que identifican el “nombre” de la iglesia local. Por supuesto que NO estoy señalando a NINGUNA en particular, sino por el contrario, una situación generalizada. En la mayoría de los artículos, menciono la forma extraña y poco adecuada en la que hablamos. Pero fue un querido amigo y líder en una mega iglesia, Damián Correa, quien advirtió lo que acabo de mencionar. Imagínate a ti mismo, como futuro líder congregacional y fundador de iglesias, poniéndoles nombres a las iglesias, que sólo un creyente, que haya pasado por un seminario, podría descifrar. Veamos algunos nombres que se me ocurren ahora: Iglesia de Yahveh y sus variantes conjeturales Yahweh, Yahvé, Yah y Yavé o YHWH. Maranatha, Shalom, Yavé Jireh, Tercer Cielo, Juan 20:20, La Rosa de Sarón, etc. Dime si el que es “distinto”, el “pagano” se acercaría a un lugar así. Creo que estamos haciendo todo lo posible para mantener alejados a los “paganos”. Casualmente o causalmente es a ellos a quienes Jesús quiere salvar.

 

CONCLUSIÓN

La continuación de la obra de Jesús, nos fue encomendada a nosotros, su iglesia. Ir a todas partes del mundo para hacer discípulos. Esto no es una “fábrica de chorizos”, donde todos son iguales. No es una producción en “serie”, donde todos deben ser exactamente iguales. De ser así, todas las huellas digitales serían iguales, al igual que el color de la piel, la forma de la cara, el color de los ojos, etc. Pero a Dios le gusta la “diversidad”, una palabra tan de moda hoy en día. Pero, contradictoriamente a esto, dentro de la iglesia “todos se parecen”, no hay lugar para el que es “distinto”. Creemos que vamos a ser los próximos líderes de una nueva generación de creyentes. En pos de eso está trabajando Damián, la profe Jessica, yo y otros miles o millones de creyentes en todas partes del mundo. Un tema crucial, y como si esto fuera una piedra de tropiezo, los actuales líderes, siguen colocando carteles en las iglesias, con nombres “encriptados” como los que mencionaba en el apartado anterior. Los creyentes promedios de las iglesias, hablan “raro”, como una especie de “lunfardo” local, que sólo ellos pueden entender. Les han “metido” en la cabeza, que su lenguaje, al aceptar a Cristo como Señor y Salvador de sus vidas, tiene que ser “celestial”. Espero que en el cielo no tengamos que hablar “raro”, ya que Jesús NO lo hacía.

¿Qué lugar ocupa el que es distinto o pagano en tu iglesia? ¿Los estás buscando o haces todo lo posible para alejarlos? ¿Qué hacemos con el travesti, con el matrimonio igualitario, con el afeminado, con el ladrón o narcotraficante? ¿Los echamos de la iglesia? ¿Les decimos que ellos no “llenan” la medida para salvarse? ¿No son “dignos” de estar dentro de la congregación, por la cual Cristo dio su vida? ¿Tenemos diálogos con los paganos o somos demasiado “santos” como para hablar con ellos? Es muy probable, que ellos no soporten la forma en la que hablamos, ni tampoco les gusten los nombres raros que les ponemos a las iglesias. Algunos líderes evangélicos, justificadamente, dicen que recibieron una “revelación” de Dios, para ponerle determinado nombre a la iglesia que dirigen. Yo creo que eso no es cierto, Dios no haría nada que dejara afuera al que es “distinto o pagano”, ya que Él vino para que nadie se pierda y TODOS procedan al arrepentimiento. Es tiempo de una “reforma”, no la del siglo XVI (16), sino otra, que se interese por los paganos. Una en la cual nadie se interese por hablar de forma “ENCRIPTADA”, sino que hagamos todo lo posible, para que la gente “común” nos entienda.