El 27 de abril de 2018, la Asamblea Nacional de este país aprobó una ley que aprueba la pena de muerte a cualquier persona que cometa blasfemia.
Los Apologistas Islámicos de Occidente insisten en decir que el Islam no tiene la pena de muerte para los que abandona la religión, pero la realidad con los echos que ocurran es otra.
La pena de muerte por dejar el Islam está en todas ls escuelas de Jurisprudencia y se basa en el Corán.

Cambio de ley

Los expertos en derechos humanos de la ONU, la Comisión Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos (ACHPR) y unas 20 ONG pidieron al gobierno de Mauritania revisar y rescindir el artículo 306 del Código Penal que lleva a la sentencia de muerte obligatoria para personas condenadas por blasfemia o cualquier acción considerada sacrilegio.

El 27 de Abril, la ley permitía un tiempo de tres dias para que los reos condenados puedan arrepentirse. La revisión de la ley fue impulsada por un caso que se ganó. Luego que un Blogger mauritano publico un artículo el uso del Islam para hacer legitimas las practicas discriminatorias.

Eso fue en el año 2014. Aunque su sentencia se conmutó a dos años, el acusado no fue liberado, esto dejó en evidencia a los musulmanes conservadores que se muestran a un país inclinados a igualar sus leyes con las de Sharia. Tiempo atrás, los fiscales desearon abrir el caso y restablecer la sentencia de muerte.

Apoyo

El Ministro de Defensa apoyó la necesidad deñ artículo 306, diciendo que “lo que teníamos antes estaba en contradicciónes con el código oficial de la Sharia , la ley ificial. Queremos estar lo más ceerca posible de la verdadera ley de la Sharia, así que necesitamos eliminar esa discrepacia entre las dos”.

En el artículo 306 es sutilmente destinado a la apostasía y blasfemia de los musulmanes. Técnicamente, se convierten en apóstatas si se convierten al cristianismo y esto es el fundamento legal para inponerle la pena de muerte.