Los voluntarios de Samaritan’s Purse han llegado semanalmente en los últimos meses para arreglar el exterior y el interior de cientos de hogares. La semana pasada, 18 estudiantes de Liberty University pasaron sus vacaciones de primavera en Gregory, Texas, aprendiendo a cortar y colgar paredes secas, instalar techos nuevos y reemplazar pisos.

Olga, propietaria de una Notivivienda, se sorprendió al ver que la estructura de su casa aún estaba en pie, aunque estaba muy dañada. Cuando regresó, luego de la furia del huracán, se asombró aún más al ver a estos jovencitos que reparaban su casa de manera gratuita, en el nombre de Jesús.

“Cada vez que escucho un martillazo, escucho: Cristo te ama”, dijo el propietario Christi Turrubiates. “Cada semana aparece un nuevo equipo. Después de unos días ya se han vuelto tus amigos. Después estás llorando porque se van. Este grupo cristiano, en particular, habla y se ríe mucho”, concluyó. No cabe duda que es porque tienen el amor de Dios.

“Es realmente increíble ver cómo era esta casa y ver cuánto se ha avanzado, y que estamos haciendo todo por amor a Dios”, compartió David Cox, un estudiante de segundo año de contabilidad en Liberty University. Cuando se le preguntó a otra estudiante por qué usó sus vacaciones para ayudar en Texas, dijo que porque era una oportunidad de hacer algo de valor duradero.

Fuente: ImpactoEvangelistico