Alabado sea el nombre del Señor que nos da dones para hacer frutos que permanezcan porque somos “escogidos para ser fuente de bendición”.

Como dice Jesús en Juan 15, que unidos a EL podremos lograrlo, y si su vida no está en nuestra vida , no rendiremos según su mandato de ir y predicar y hacer discípulos, es decir, cada uno de nosotros somos sus siervos y siervas y testificando cada uno se cumple con su mandato.

Si le amamos le obedecemos Juan 14:21

Si no usamos los talentos que nos dio y solamente estamos gozosos por beneficiarnos nosotros en los servicios sin pensar en qué hay gente a quien debo testificar mi fe en Jesús .

Jesús, mi salvador, a quien le debo mi vida eterna y mi reconciliación con el Padre, dice en la parábola de los talentos que nos dirá “bien bien siervo” si fuimos FUENTE DE BENDICIÓN COMO DIOS ME ESCOGIÓ – Salmo 21:6

Pero. Si no hicimos producir los talentos en nosotros testificando, nos dirá: “…en cuanto no lo hicieron con mis hermanos más pequeños, tampoco a mi lo hicieron. Irán al castigo eterno” “Y los justos- quienes fielmente se ocuparon de los necesitados espiritualmente y materialmente Jesús les dice: “ …y los justos irán a la vida eterna”.

Lea esta afirmación de Jesús en Mateo 25: 31-46 El Juicio A Las Naciones. Y los anteriores versículos Mateo 25: 14-30 Parábola de Los Talentos.

Ahhhh! Y la parábola de las 10 vírgenes Mateo 25: 1-13 le hará ver clarito que habla a SU IGLESIA para que este lista y “haciendo “ la tarea de testimonio. Y que nadie esté dormido gozoso en su beneficio espiritual propio sin obedecer a su pastor en leer y aprender de la Biblia, orar y participar en la evangelización y servicio a la gente.

USTED NO ES PREDICADOR, NI PASTOR, NI APÓSTOL NI PROFETA posiblemente.

ENTONCES JESÚS TIENE RAZÓN! Es usted y yo de quien está hablando para ganar almas, socorrer a los más pequeños de los hermanos de Jesús, es decir, la gente común a quien los predicadores ni los pastores ni los profetas o apóstoles pueden llegar.

Usted es la IGLESIA QUE DIRIGE EL SEÑOR JESUCRISTO. Usted es la fuerza del evangelismo.

Que su pastor le instruya, LE DISCIPULE y se sentirá muy bien y lleno del ESPÍRITU SANTO para compartir su fe en JESÚS a otros “los más pequeños” como los llama Jesús.

P Caballero – abril 2018
Los Ángeles