Cinco familias cristianas que vivían en un pueblo a 200 kms. de Lahore fueron obligadas a huir de sus hogares después de que un hijo adolescente de una de las familias fuera acusado falsamente de blasfemar contra el Islam, un crimen que puede castigarse con la muerte en la mayoría musulmana del país.

World Watch Monitor informa que las únicas cinco familias cristianas en la aldea de Sukheki en la provincia de Punjab huyeron de la aldea y se escondieron el viernes pasado después de que una página de Facebook falsa fue creada para parecerse a la de un canal de televisión acusando a Sonu Arshad de 18 años de edad de blasfemia y enfureciendo a los musulmanes en la ciudad.

“No hay evidencia de que Arshad haya cometido ningún delito”, dijo a World Watch Monitor Tahir Hussain, jefe de la policía en la cercana ciudad de Daska. “Esta es una campaña falsa y el caso ha sido enviado a la Agencia Federal de Investigación para identificar a los que hicieron esta página falsa de Facebook”.

Según el medio de comunicación, la falsa cuenta de Facebook publicó una imagen de Arshad y pidió a los musulmanes locales que “quemen su iglesia y le den la pena de muerte”.

El mensaje causó un alboroto extremo en la comunidad musulmana local.

Según World Watch Monitor, se formó una turba el viernes pasado después de las oraciones de la comunidad musulmana. Sin embargo, la policía tomó el control de la situación antes de que se saliera de control.

Se ha iniciado un caso policial en un intento por descubrir quién creó la página de Facebook, que se creó a semejanza de un medio de comunicación local llamado Madhani.

Naseer Ghulam, un consejero cristiano local, le dijo a World Watch Monitor que “no sabía a dónde se había ido la familia”.

“Nadie sabe el motivo para acusar a Arshad a través de esta campaña de desprestigio”, dijo Ghulam.

Pakistán se clasifica como la cuarta peor nación en el mundo en lo que respecta a la persecución cristiana, según la Lista Mundial de Observación 2017 de Open Doors USA.

Una gran razón para la alta colocación de Pakistán en la lista es debido a la existencia de sus leyes sobre la blasfemia, que los activistas de derechos humanos han advertido en repetidas ocasiones que los musulmanes utilizan regularmente para ajustar cuentas contra las minorías religiosas.

Según el código penal de Pakistán, la blasfemia es un delito castigado con cadena perpetua o incluso sentencia de muerte.

La madre cristiana Asia Bibi, quien es del distrito Sheikhupura de Punjab, fue acusada por mujeres musulmanas de insultar al Islam durante una discusión. Fue condenada a muerte en 2010 y ha estado en el corredor de la muerte desde entonces.

Aunque la comunidad internacional ha pedido la liberación de Bibi, se le denegó el proceso correspondiente debido a que la Corte Suprema de Pakistán ha retrasado varias veces su apelación a la pena de muerte.

Más de 650.000 personas han firmado una petición en línea pidiendo al gobierno paquistaní que libere a Bibi.

Bibi no es la única que ha sido víctima de las leyes de blasfemia de Pakistán. En septiembre, un cristiano llamado Nadeem James fue sentenciado a muerte por un tribunal pakistaní después de haber sido acusado falsamente de enviar un mensaje blasfemo a través de WhatsApp a un amigo musulmán en 2016 y acusado bajo la sección 295-C del código penal paquistaní.

A principios de este mes, se informó que un cristiano paquistaní de 70 años llamado Mukhtar Masih, acusado de blasfemia, murió antes de poder limpiar su nombre.

Masih fue arrestado en enero y acusado de publicar una carta que contenía mensajes blasfemos en la puerta de una mezquita local cerca de la ciudad de Gujranwala en la provincia de Punjab. Masih había negado las acusaciones. Fue liberado bajo fianza en mayo. Masih murió de hemorragia gastrointestinal.