En la columna sindicalizada del reverendo Billy Graham publicada el domingo por The Kansas City Star, el evangelista de fama mundial dice que los niños son un buen ejemplo de la manera en que los creyentes deben caminar con Cristo.

Graham dice: “Así como lo hacemos con nuestros hijos, el camino más importante (caminar con Dios) es pasar tiempo con Él: escucharle mientras nos habla en la Biblia y hablar con Él en oración”.

Hace una comparación más amplia de las relaciones terrenales con Dios, alentando a los lectores a recordar el pasar tiempo a solas con el Salvador. “Así como las amistades humanas se marchitan y mueren si nunca pasamos tiempo con ellas, así nuestra relación con Dios se enfriará si nunca pasamos tiempo con Él. Separar tiempo todos los días, aunque sea sólo unos minutos al principio, estar solos con Dios.”

Graham recuerda a sus lectores que por naturaleza, los hombres se han alejado de Dios por causa del pecado, pero Él ha redimido al hombre de nuevo para reconciliarlo con Él. “Por naturaleza somos separados de Dios, porque hemos pecado y le dimos la espalda, pero cuando venimos a Cristo y le entregamos nuestra vida, Dios nos limpia de todos nuestros pecados”.

Aquellos que han comprometido sus vidas a Cristo se han convertido en una parte de la familia de Dios. “Nos convertimos en Sus hijos para siempre”, añade, citando Romanos 8:17 que dice: “Ahora bien, si somos hijos de Dios, entonces somos herederos, herederos de Dios y coherederos con Cristo”.

No importa cuán ocupado esté un creyente, el predicador dice que siempre deben hacer tiempo para Dios porque Él está allí para ellos cada momento del día. “Jesús dijo: ‘Yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo'” (Mateo 28:20).