Los teólogos están llamando la atención sobre el hecho de que la práctica del ayuno podría desaparecer, debido a que los cristianos no están siendo enseñados acerca de su importancia y formas.

El ayuno es indudablemente bíblico y su relevancia no disminuye sólo porque sea bajo el número de cristianos que lo practiquen.

“Ayunar es algo que esta completamente fuera de la perspectiva de cómo se aborda el Cristianismo en Occidente, y debido a que el mundo ha penetrado tanto en la Iglesia, el ayuno resulta tan extraño para los cristianos occidentales en el siglo 21,” dice un artículo titulado ‘¿Los Cristianos deben Ayunar?’,dice Guy M. Richard, director ejecutivo y profesor asistente en el Seminario Teológico Reformado de Atlanta, Georgia.

“Pero debemos recordar que Jesús no está interesado en que los cristianos simplemente vayan a la Iglesia. Él no busca que persigan meros ritualismos,” dijo Richard.

Ayunar es un arma poderosa, y eso se debe a que es una ‘intercesión inquebrantable’, dice Jennifer Eivaz, escritora de Cómo Honrar Su Presencia Todos Los Días.

“Cuando Jesús habló con sus discípulos y les hizo algunas preguntas en conexión con la Oración del Padre, No sólo estaba preguntando sino estableciendo fundamentos muy claros. Él dijo ‘cuando ores’, Él dijo ‘cuando ayunes’,” explicó Eivaz.

Por el lenguaje que Jesús utilizó, queda claro que tanto el ayuno como la oración son disciplinas esenciales para los seguidores de Cristián.

“Cuando uno ayuna, conectado a la oración, realiza un esfuerzo físico de sacrificio para continuar en la oración. Aún cuando uno permanezca en silencio, la actitud es también una clamor,” remarcó Eivaz.

Imagina entonces, el poder de ayunar un día entero, continuó. 24 horas de oración. Tal disciplina derriba murallas y recibe respuestas a un nivel más alto del que la gente que ora superficialmente.

Eivaz cree que muchos cristianos, especialmente aquellos que no ayunan, no han recibido una enseñanza sólida de parte del liderazgo. Mientras que, las Escrituras están repletas de ejemplos de profetas llamando a ayunar.

Pastores y líderes deberían reconsiderar sus enseñanzas, basados en pasajes como Mateo 9:29, donde sólo el ayuno abrió la puerta de entrada para la liberación del muchacho endemoniado.

“Hemos perdido el contacto con algunas dimensiones espirituales. Nos hemos convertido más en personas que entretienen al Pueblo de Dios y hemos descuidado las disciplinas espirituales.”

De la misma manera en que Dios recompensa a un creyente que ayuna buscando Su Voluntad, lo hará por comunidades enteras que se entreguen a esta disciplina espiritual olvidada.

Es cierto que la Biblia da ejemplos de muchos tipos de ayuno, el profeta Daniel no comía carnes ni bebía vinos; sin embargo todos giran alrededor de la comida.

“En muchos círculos cristianos, las personas ‘ayunan’ de conexiones virtuales o programas de televisión. Creo que eso tiene valor pero no es el ayuno bíblico,” dijo Eviaz.

Donald Whitney, profesor de Espiritualidad Bíblica y decano asociado de la Escuela de Teología de la Iglesia Bautista Sureña también se refirió al tema.

“El ayuno aparece más veces en la Biblia que el bautismo,”dijo Whitney, ” según mis cuentas, se menciona 77 veces, mientras que el bautismo unas 75 veces.”

Las personas no practicarán algo que no se les ha enseñado, remarcó Whitney.

Whitney explicó que existen diferentes propósitos para el ayuno, pero el más común es darle poder a la oración, si es practicado correctamente. “Esto no es idea de la Iglesia, o de algún líder religioso sino de Dios.”

“Tampoco se trata de hacerlo como un ritual desconectado de nuestra persona o para manipular a Dios. Tampoco se trata de una huelga de hambre, sino de un Encuentro profundo con Dios.”

Para Whitney la práctica es tan importante que requiere a sus estudiantes que ayunen dos veces durante su semestre. Pero no lo impone con rigidez ya que siempre ha tenido alguna estudiante embarazada o alguno que sufra diabetes y que deben tener cuidado sobre su salud.

“No imponemos nada que pueda dañar a nuestros estudiantes, pero he notado que donde hay voluntad también hay un camino.”