La Iglesia Biblia Reformada, un lugar de adoración localizado en la provincia china de Guangdong, fue nuevamente el blanco de la persecución del gobierno este domingo.

Oficiales del régimen comunista del Área de Administración de Alimentos y Drogas, así como también miembros de la policía irrumpieron en la iglesia, y se llevaron detenidos a parte de la congregación, mientras que el resto sufrió un interrogatorio.

Los oficiales del gobierno registraron las identificaciones de todos los que se encontraban en la iglesia en ese momento. Además, clausuraron la cocina y el depósito del establecimiento.

El Pastor Huang Xiaoning estaba entre quiénes fueron interrogados por los oficiales, y pudo detallar lo ocurrido en el lugar.

Según Huang, el servicio religioso del 15 de julio ya había comenzado cuando los oficiales chinos entraron en la iglesia. Inmediatamente la actividad cesó.

Además del interrogatorio sufrido por Huang, el Pastor relató que recibió de parte de los oficiales del gobierno chino una ‘Notificación de Demanda de Rectificación’, donde se le ordenaba básicamente que cesara con cualquier tipo de actividad religiosa.

Ésta no es la primera vez que la Iglesia recibe la visita del gobierno chino a través de sus oficiales.

Ya los agentes se habían presentado dos veces el mes pasado.

La primera vez tuvo lugar el 10 de junio, también un domingo. Los oficiales interrumpieron el servicio y se llevaron detenidos a todos los presentes.

Apenas dos semanas después, agentes municipales del área de asuntos religiosos, se presentaron con una multa para Huang de $7,400 dolares (50,000 yuanes) por conducir actividades religiosas.

Huang está luchando para que se le revoque la multa y para ser escuchado por alguna corte de justicia. Dijo que no tiene miedo de ir contra el gobierno.

El Pastor Huang aseguró: “No le temo a la prisión, de hecho, no le temo no siquiera a la muerte.”