Tres meses después de ser absuelta de los cargos de blasfemia en su contra, Asia Bibi aún vive como prisionera, escondiéndose de turbas enfurecidas que buscan asesinarla. Un amigo de Bibi que no fue identificado le contó a The Associated Press que la madre cristiana -quien estuvo condenada a muerte durante 8 años- convive con el temor de ser asesinada, bajó la vigilancia de las fuerzas de seguridad que le prohíben aún abrir sus ventanas.

Bibi fue acusada por sus compañeras musulmanas en las labores agrícolas de insultar al Profeta Mahoma, lo cual es una ofensa gravísima en Paquistán. Ella fue condenada a pesar de no existir pruebas en su contra, pero en Octubre la Suprema Corte revertió el veredicto, dejándola en libertad.

La mujer cristiana ha estado viviendo en la clandestinidad desde entonces, debido a que grupos islámicos demandan que sea cumplida la sentencia de muerte que pendía sobre ella..

Sus hijos fueron llevados a Canadá por seguridad, aunque Bibi aún no pudo salir del país, y está a la espera de que algún país extranjero le ofrezca asilo.

Bibi no tiene autorización para brindar entrevistas por su propia seguridad, y se encuentra en la compañía de su esposo, quien fue herido de bala por protestantes que exigían la muerte de su esposa.

Asia recibe medicación para varios problemas de salud que contrajo en prisión. “Ella está medicada por enfermedades del corazón aunque aún sufre mucho dolor,” contó su amigo.

Aunque varios países de occidente, como Canadá, Italia, Australia, han expresado su voluntad de asilo, el destino de Bibi es aún incierto.

La Primer Ministro de Reino Unido, Theresa May fue duramente cuestionada respecto a lo poco que el gobierno británico ha hecho en favor de Bibi.

May respondió que el bienestar de la mujer y de su familia es de ‘importancia primaria’, pero se rehusó a explicar porqué Reino Unido no ha ofrecido asilo, explicando que enredarse en especulaciones puede comprometer la seguridad de las víctimas.

En los Estados Unidos, el ex gobernador de Arkansas y Pastor Bautista, Mike Huckabee también cuestionó el poco accionar del gobierno americano al no ofrecer asilo y ayuda a la familia.

“El Presidente Donald Trump y su administración han sido grandes defensores de la libertad religiosa alrededor del mundo solo en las palabras. Pero el caso de Asia Bibi necesita acción urgente, no palabras,” dijo Huckabee.