Once partidos del norte bonaerense se vieron afectados por los más de 200 milímetros de lluvia que cayeron en pocas horas entre el domingo 25 de diciembre y parte del lunes 26, donde arroyos y ríos desbordaron perjudicando a miles de personas. La ciudad de Pergamino fue una de las más afectadas, donde el agua invadió se calcula unas 2000 propiedades y hubo aproximadamente 300 evacuados.

ACIERA a raíz de lo acontecido se puso en contacto con la pastoral de esta ciudad y ACIERA Mujer a través de la Red Dar Argentina está colaborando acopiando donaciones para los damnificados.

Esta red de ayuda humanitaria integrada por voluntarios de distintas iglesias evangélicas además de estar trabajando en esta situación, cuenta además con un ropero comunitario que gracias a la colaboración de personas solidarias que se enteraron del proyecto pudo triplicar la cantidad de prendas reservadas para brindar auxilio a inundados o personas que estén pasando alguna contingencia.

A la fecha ACIERA Mujer a través de la Red Dar Argentina, ha entregado en las zonas de Pergamino, distintas donaciones para las familias damnificadas, Cloro, ropa, calzados y bolsas de alimentos y medicamentos.

En los próximos días, voluntarios de la Red recibirán donaciones acopiadas por la Iglesia Transparente, de Villa Real. Las mismas serán clasificadas para ser enviadas a la brevedad a la localidad de Salto, vecinos de Pergamino.

Cabe destacar que también se encuentra trabajando en tareas humanitarias en zonas damnificadas por la inundación en la ciudad de Pergamino, El Ejército de Salvación , este a su vez cuenta con la colaboración de voluntarios proporcionados por CANAL LUZ. También brindan ayuda en esta emergencia la Federación de Consejos Pastorales de la Provincia de Buenos Aires (FECOPEBA) en la ciudad de Arrecifes, como así también en Pergamino, colaborando con la pastoral de la zona, con donaciones y próximamente con actividades para ambas comunidades.

La visión es potenciar la ayuda uniendo nuestras fuerzas a fin de dar respuesta frente a contingencias naturales o accidentales que afectan a las poblaciones.

ACIERA anima a todos los creyentes a unirse en oración y acción en favor de las ciudades afectadas y de todas las familias que han perdido sus bienes, ellas necesitan de la Iglesia.