La información que diariamente consumimos nos termina estresado, damos vuelta entre violencia, necesidades y engaños, que terminan agotando toda nuestra paz interior.

Ayer resultó ser un día diferente, donde todos fuimos convocados a mirar al cielo, se trató del primer gran fenómeno astronómico de 2019. Todos en las redes sociales compartieron imágenes del satélite teñido de rojo en sus cuentas.

Este fenómeno astronómico que duró mucho tiempo pudo verse anoche desde todo el continente americano y Europa Occidental, uniendo a millones que no se quisieron perder tan importante oportunidad.

El espectáculo Astronómico ocurre cuando la Tierra se interpone entre el Sol y la Luna. Así, la luz llega al satélite atravesando la atmósfera terrestre, que la refracta y provoca el color rojo por el que recibe popularmente el nombre de “Luna de sangre”.

El 2 de julio será el turno del eclipse total de sol, será otra oportunidad de que nuestros espiritu se aquieten una vez mas y como esta vez mirando al cielo. La Biblia dice: “Mi socorro viene de Jehová que hizo los cielos y la tierra”, será cuestión de mirar más al cielo y no perderse toda la paz que esto produce.