La Evangelista Anne Graham Lotz ha anunciado que a finales de marzo comenzará terapia de radiación, para asegurar que el cáncer de mama no regrese.

En una carta para quienes la apoyan, Lotz de 70 años, hija del famoso evangelista Billy Graham, explicó que sus oraciones estaban enfocadas en poder atravesar con éxito la cirugía y siete sesiones de quimioterapia en el semestre que se acerca.

“¡Alabado sea Dios! La mayor parte de mi batalla contra el cáncer ya está ganada” escribió Lotz, fundadora de AnGel Ministries. “Aunque he tenido que soportar efectos secundarios severos, he experimentado una profunda paz, gran gozo y la expectativa de que la bendición está llegando”.

Sin embargo, Lotz explicó que la batalla aún no ha acabado y pidió que se continúe orando.

“Ahora enfrento un mes de terapia diaria de radiaciones que comenzaré a fines de marzo”, escribió. “Además, me queda otra sesión de tres semanas en Octubre de 2019 para asegurar que el cáncer no regrese. Como saben, el cáncer es una enfermedad peligrosa. Cuando Dios les recuerde mi persona en sus corazones, apreciaría que eleven oraciones por mi salud”.

El hermano de Lotz, Franklin Graham, que lidera la Asociación Evangelística Billy Graham y Samaritan’s Purse, también usó su cuenta de Facebook para pedir oraciones a favor de Lotz

“Muchas personas me han preguntado por la evolución de la salud de mi hermana,” escribió Franklin. “Agradecemos a Dios que ha terminado su quimioterapia y ahora comenzará con radiaciones en un par de semanas”.

“A pesar de que la quimioterapia ha tenido efectos sobre ella adversos, Anne continúa alabando y dando gracias a Dios por todo lo que Él ha hecho”, remarcó Graham. “Ella se ha sentido fortalecida por tantas oraciones. Estamos agradecidos por cada uno de ustedes que nos acompañan en este proceso”.

En febrero, Lotz contó como sintió la sanidad de Dios después de su quinta sesión de quimioterapia.

“Mientras oraba junto a mis hijas, Dios pareció indicarme que me había sanado. El me había limpiado y todo cáncer había sido removido”, contó Graham. “Atesoré en mi corazón lo que sentí de parte del Señor”.

“Los valores en mi sangre mejoraron significativamente después del sexto tratamiento. Así que, comencé a cuestionarme si debía seguir o no con la quimioterapia,” dijo Lotz. “Los efectos secundarios del tratamiento me estaban debilitando mucho. No quería seguir con la quimioterapia a menos que fuera estrictamente necesario”.

Lotz contó como una mañana se levantó decidida a pedirle a Dios confirmación acerca de su sanidad.

Ese día, su hija compartió la historia de 2 Reyes 5 en donde un jefe del ejército llamado Naamán fue sanado de lepra después de lavarse siete veces en el Río Jordán, después de seguir las instrucciones del profeta.

“Pude oír claramente el susurro del Espíritu Santo, respondiendo a mi oración, confirmando que debía seguir con el tratamiento de quimioterapia… El siguiente y último tratamiento será el séptimo”, dijo Lotz

Lotz fue diagnosticada con cáncer de mama el verano pasado, en el tercer aniversario de la muerte de su esposo.

A pesar de las circunstancias, Lotz aseguró en Diciembre de 2018 que su fe en Dios la mantenía fuerte y esperanzada porque la “sangre de Jesús venció a la enfermedad”.