Militantes de Al-Shabaab ejecutaron a dos cristianos en Kenia después de atacar un bus y forzar a los pasajeros a recitar el credo de la fe Islámica.

International Christian Concern dijo que el ataque sucedió el viernes, cuando siete militantes islámicos del grupo terrorista interceptaron un transporte que iba con rumbo a Garissa.

Los atacantes separaron a los musulmanes de los cristianos entre los pasajeros, y obligaron a los no islámicos a recitar la Shahada, el credo de la fe Islámica. Dos personas, aparentemente cristianas, que no se prestaron a la imposición fueron ejecutados allí mismo.

“ICC está haciendo el seguimiento de las familias de estos dos mártires. El grupo terrorista ha intensificado la violencia, causando dolor a gran escala para los familiares y amigos de cristianos como estos dos del ataque al bus,” dijeron desde el grupo de ayuda a los creyentes.

“Los gobiernos Keniata y Somalí deben continuar trabajando para erradicar estás atrocidades y eliminar las organizaciones terroristas, para así poder proteger las vidas de los cristianos en Kenia,” agregó ICC.

Durante el ataque, aquellos que eran capaces de recitar el credo de la fe Islámica eran dejados en libertad, de esa manera los atacantes probaban quiénes eran musulmanes y quiénes no.

El coordinador regional del noreste, Mohamed Birik dijo que las fuerzas keniatas están buscando a los militantes terroristas en las zonas boscosas cercanas.

“Es una tragedia la pérdida de estas dos vidas inocentes de ciudadanos de Kenia. Les quiero asegurar que iremos hasta el fondo, para que asuntos como éste no vuelvan a suceder,” dijo Birik.

Al-Shabaab, que tiene base en Somalía pero continúa perpetrando ataques en la vecina Kenia, es uno de los grupos terroristas más mortales de África.

En abril de 2015, los terroristas mataron a cerca de 150 estudiantes durante un ataque en la Universidad de Garissa, donde también separaron a las víctimas por su fe religiosa y terminaron asesinando a todos los cristianos.

La fuerza aérea de Etiopía anunció la semana pasada que llevaría adelante un ataque aéreo contra Al-Shabaab en Somalía. El resultado fue cerca de 70 militantes terroristas fallecidos y 2 vehículos llenos de armas destruidos.

El Brigadier General Yilma Merdassa, jefe de la fuerza aérea etíope dijo acerca del ataque: “alcanzamos el 100% de nuestro plan” y se previno un posible ataque futuro.

Otros países también colaboran en la lucha para erradicar a Al-Shabaab y detener así su ataque mortal. Entre ellos se encuentran Burundi, Djibouti, Kenya and Uganda. Los

The Estados Unidos también colaboran con ataques aéreos para debilitar las bases terroristas en Somalía.