El Centro de Salud para Mujeres, “Amethyst”, ubicada en Manassas era una gran ejecutora de abortos pero cerró sus puertas en el 2015 para dar vida, luego de dos años, a la Clínica Médica Madre con Misericordia, donde ofrecerán asistencia médica básica de forma gratuita.

Kelly McGinn, una activista que oró durante quince años fuera de la clínica se vio muy satisfecha por los resultados de una fe inquebrantable. “El cierre de esta clínica, sin duda, tiene la acción del Espíritu Santo por todos lados.”, exclamó.

Algunos retratan a los cristianos como personas que violan el derecho de las mujeres, pero en verdad con almas que tratan de alcanzar a mujeres necesitadas de apoyo y un consejo. A lo largo de los años, diversas congregaciones evangélicas participaron de protestas afuera de la clínica. Se realizaron cuatro campañas “40 days for life”.

“Las madres llegaban con sus bebés en brazos y oraban junto a los jubilados que cargaban pancartas que decían “Dios te ama y tu hijo”, “La adopción es una elección com la que todos pueden vivir.”, así lo describió un periódico local. Los cristianos y la dueña de la ex clínica abortista terminaron siendo amigos.

Como dice la Santa Palabra, “Bienaventurado el hombre que persevera bajo la prueba, porque una vez que ha sido aprobado, recibirá la corona de la vida que el Señor ha prometido a los que le aman. Santiago 1:12”.