Cerca de 8 líderes han sido arrestados desde que autoridades de un pueblo en la provincia de Punjab, Paquistán, prohibieran reuniones religiosas dominicales en casas particulares, según reportó una organización humanitaria.

Según la Fundación British Pakistani Christian Association, al menos 8 pastores han sido arrestados en lo que va del año desde que la administración de la ciudad de Bahawalpur ordenará que, los cristianos sólo podían reunirse a adorar en edificios eclesiásticos y bajo estricta supervisión.

La ordenanza se creó después que musulmanes locales se quejaran de ser molestados por las reuniones de oración en los hogares vecinos. Se cree que al menos 1,000 familias cristianas viven en la ciudad.

Las nuevas reglas atentan contra las casas de oración, las cuales ya habían sido limitadas en octubre pasado; además, prohíben la construcción de Iglesias a menos de 200 metros de mezquitas y a menos de 100 metros de áreas de residencia musulmana. Como si fuera poco, las iglesias no pueden utilizar altavoces durante sus servicios dominicales.

Desde que la reglamentación entró en vigencia, los líderes que han sido detenidos son: el Rev. Arslan-ul-Haq, el Rev. Munir Masih (Evangelio de Salvación), el Rev. Arshd Baghicha (Iglesia Pentecostal Rey Jesús), el Rev. Javad Veru (Iglesia Pentecostal), el Rev. Mubashir Maqsood (Iglesia Unida Presbiteriana de Paquistán), el Rev. Patress Nawab Gill, el Rev. Shoukat Masih y el Rev. Arshad Rehmat (Evangelio de Salvación).

Los líderes de las iglesias lanzaron un petitorio el pasado domingo, dirigido hacia el Primer Ministro de Paquistán, Shahid Khagan Abbasi; el Jefe de Gabinete, Mian Shahbaz Sharif y el Ministro del Interior, Chaudhry Nisar Ali Khan, para que tomen acciones urgentes para proteger el derecho a practicar la libertad religiosa de adorar, argumentando que las reglas de la ciudad son contradictorias a las “garantías provistas a las minorías religiosas en la Constitución de la República Islámica de Paquistán.”

“Injusticias como éstas no son nuevas,” explicó Wilson Chowdry de BPCA en un comunicado. “Iglesias en Karachi y Badhami Bagh en Paquistán han tenido que firmar contratos donde eran obligadas a no llevar adelante servicios religiosos “ofensivos” para musulmanes, a tener que dividir los asientos de los hombres y mujeres y a no nombrar a Cristo en las calles o compartir música que ‘impactara negativamente’ en las sensibilidad musulmana.”

Chowdry dijo que éstas ordenanzas “van más allá de simples regulaciones.”

“De hecho, este control autoritario de parte de los extremistas islámicos ilustra una significativa regresión en las políticas de las estructuras gubernamentales,” remarcó Chowdry. “La ordenanza viola el artículo 18 de la Convención de Derechos Humanos, que Paquistán ratificó, y la garantía de igualdad y libertad de culto que declara la constitución de Paquistán.”

“Líderes mundiales deberían tomar nota de esta situación y accionar para prevenir la declinación de la calidad de vida de los cristianos en Pakistán.”

Paquistán se encuentra en el puesto 4 de países perseguidores de cristianos en el mundo, según la lista 2017 de Puertas Abiertas Estados Unidos.